Fumar es un placer

El Club Privado Pasión Habanos realizó su primera cena de amigos del puro en Álava, mientras los socios de Álava Incoming visitaban el aeropuerto de Foronda

JOSEBA FIESTRAS|
AIRE PURO. Olabarri, Corral, Legorburu, Gastiain, Ozaeta y Ramírez de la Piscina. / J. FIESTRAS/
AIRE PURO. Olabarri, Corral, Legorburu, Gastiain, Ozaeta y Ramírez de la Piscina. / J. FIESTRAS

Comparaba Guillermo Cabrera Infante a un buen fumador con un buen amante porque ambos tienen que tomarse su tiempo para disfrutar. El martes, una veintena de socios del Club Privado Pasión Habanos se tomaron su tiempo para celebrar la primera de sus cenas en Álava, con el fin de unir puros y gastronomía. El restaurante Andere fue el lugar elegido para el encuentro. Fabián Tobalina, responsable del comedor, auguraba un buen maridaje entre puros y alimentos, mientras Beatriz Prieto, colaboradora de la asociación, pasaba lista antes de que los amigos del buen fumar se sentaran a la mesa.

Ya en los aperitivos, invitados como Josu Molinero, Alfonso Sáiz, Arturo Iriarte o Alfredo Luzuriaga degustaron un cigarro Montecristo Petit Edmundo que, con sus 110 milímetros de longitud y su cepo 52, sirvió para las delicias anteriores al menú, especialmente diseñado para la ocasión. La fumada estuvo acompañada por entrantes como el milhojas de foie y manzana al aroma de Pedro Ximenez, la mouse de bonito con vinagreta de aceitunas negras y las brochetas de cigalas, que probaron socios como Juanjo Olabarri, Ángel Corral, Cecilio Legorburu, Juan Carlos Gastiain, Alfredo Ozaeta o Miguel Ángel Ramírez de la Piscina.

Ya en los postres, las conversaciones giraron sobre la vocación de estos encuentros para dar vida al Club Pasión Habanos en la zona, de tal forma que los socios se conozcan y compartan vivencias. En la agradable sobremesa se degustó un Montecristo número 2 y el experto José Andrés Colmena explicó, con ayuda de un vídeo, el proceso artesanal del tabaco en Cuba desde la siembra hasta tener los cigarros en sus cajas listos para exportar, Destacó que se tardan tres años en tener un cigarro terminado y que involucra más de 106 procesos manuales para conseguirlo. Escucharon atentamente las explicaciones Juan Antonio Sáinz, Jesús Vilela, Fernando Etxeberria, Miguel Ángel Junquera, Iñaki Pérez y Alejandro Tobalina, propietario de uno de los estancos más conocidos de la ciudad, entre otros.

Entre aviones

Por otro lado, Á lava Incoming continúa su programa de visitas a los recursos del territorio para ofrecer a sus empresas asociadas un conocimiento actualizado de todos ellos. La última efectuada por los profesionales del turismo se dirigió al Aeropuerto de Foronda. La gerente de la agrupación, Inés Cibrián, esperó a la expedición en la puerta de la terminal de pasajeros junto a Andrés Sebastián, encargado de guiarlos. Jorge Martínez y Maite Lasa, de Catavinum, fueron de los primeros en llegar junto a Agustín Rodríguez y Miguel Ángel Maeztu, del Hotel Gobeo Park y Duque de Wellington, respectivamente.

Uno a uno, fueron pasando por los arcos de seguridad convidados como Rebeca Marina López, de Arkeodoc; Rafael López, de Instalaciones Reg; o Concha Roncero, Itxaso Relloso, Felisa Ruiz de Alegría, Inmaculada Bragado, Rufino Cañadas, Pilar Baldas, Luis Cristóbal y Pascual Marín, del Hotel Barceló Gasteiz. No faltó la obligada parada en el Aeroclub de Vitoria Heraclio Alfaro. David Fernández y Pedro Fernández de Retana realizaron paseos aéreos junto a los visitantes más atrevidos para conocer Vitoria a vista de pájaro.