Saltar Menú de navegación
Hemeroteca |
ALAVA - VIZCAYA | Personalizar edición | RSS | ed. impresa | Regístrate | Miércoles, 22 octubre 2014

Miranda

Estás en: El Correo Digital > Local
Miranda
Los mejores platos de Miranda
Tomates templados, delgadillas rellenas de bacalao y helado de tarta de queso se convierten en el menú 'oficial' de la ciudad Fueron los elegidos entre las 23 propuestas de siete restaurantes
24.04.08 -

Cerrar Envía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

Nombre Email remitente
Para Email destinatario
Borrar    Enviar

Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

Nombre* Email*
* campo obligatorioBorrar    Enviar
Los mejores platos de Miranda
Entrante: 'Tomate templado Iburus Flumen', elaborado por el Restaurante La Vasca. Plato principal: 'Delgadillas rellenas de bacalao con pil-pil de cocido'. Fue la propuesta del Restaurante La Fundición. Postre: 'Helado de tarta de queso cuajada al horno con crema de lima y merengue de frambuesa'. También lo preparó La Fundición.
Alarde culinario, despliegue folclórico y estómagos en rompan filas. Miranda eligió ayer los tres platos que representarán su cocina en esas guías de manduca bien elaborada, de toque tradicional, a la que cualquier restaurante que se precie aspira llegar. Miranda, por ser facilones, encontró su sabor 'oficial' para las referencias gastronómicas que editen a partir de ahora la Junta de Castilla y León y la Diputación de Burgos.

Pero, todo hay que decirlo, lo halló en un acto excesivamente largo -que debió arrancar quizás una hora antes- y ante unos doscientos espectadores que se resignaron a ver pasar un puñado de delicias mientras se les disparaban los biorritmos y la hora de comer se les echaba encima.

Sólo les 'despistó' Jacinto Sarmiento, Mies y Familia Castellana, los tres grupos que consiguieron que desviasen sus miradas de los platos mientras el jurado formado por Igor Zalakain, del Restaurante Arzak; el crítico gastronómico Mikel Corcuera; o el mirandés Alberto Molinero, cocinero revelación regional el pasado año, probaran cada una de las propuestas y certificasen su decisión.

Con matizaciones y asumiendo que toda 'sentencia' en concurso deja su estela de polémica, los paladares de estos profesionales se inclinaron por el 'Tomate templado Iburus Flumen' que propuso el restaurante La Vasca. Tomate, por supuesto, setas, gambas peladas, huevos cocidos, ajos, vinagreta y perejil, dieron el cuerpo exacto a este entrante.

Emplatados

Del Restaurante La Fundición se seleccionaron las otras dos propuestas para componer ese menú ideal con el que se quiere identificar a esta ciudad. Sus 'Delgadillas rellenas de bacalao con pil-pil de cocido' sedujeron. El plato, además de los dos ingredientes principales, se apoya en cebolla, pimiento verde y puerro, garbanzos, gallina y huesos. Toda un mezcla.

El postre salió también de su cocina. Atentos a la denominación que habrá que localizar en la carta: 'Helado de tarta de queso cuajada al horno con crema de lima y merengue de frambuesa'.

Fueron sólo tres de las 23 propuestas culinarias que ayer se emplataron (en la mayoría de los casos fue así) sobre la cancha deportiva del Pabellón del Ebro. Y precisamente esa circunstancia, la de la no elaboración in situ, condicionó en cierta medida la decisión final.

El propio Corcuera, planteaba, antes de dar a conocer los premios, que «algunos platos han salido más perjudicados que otros». Se refería a los que perdieron parte de su sabor o consistencia por estar fríos en el momento de ser catados por el jurado. Y es que ya habían pasado varias horas desde que se elaboraron en las cocinas.

Hubo alguna que otra excepción como la del Restaurante La Vasca, que incluyó entre su menaje un hornillo para ultimar la elaboración de uno de sus platos principales.

Sea como fuere, la variedad fue uno de los elementos que marcaron este primer y único certamen de 'Miranda tiene sabor', impulsado por la Federación de Asociaciones de Vecinos, el Ayuntamiento de Miranda, la Diputación de Burgos, y Viñedos del Ternero, que puso sus excelentes caldos y unos singulares bombones de chocolate rellenos de aceite de oliva.

Una olla mirandesa con su morcilla, chorizo y costilla de cerdo, encabezó la propuesta de Casa Picona. El Castellano apostó, fundamentalmente por una ensalada de queso salpicada de frutos secos a la vinagreta.

Desde el Duque de Frías se propuso una mesa con 'Sopa de San Juanín' o 'Rabo de Buey al aroma del vino', mientras que La Picota apostaba por pencas de acelga y 'Caracoles de Sanjuan al estimó mirandés'. LaRual trajo unas 'Albondiguillas mirandesas' y cerró con el 'Arroz con leche del Blusilla'. Para perder el sentido.
Opina

* campos obligatorios
Listado de comentarios
Vocento
SarenetRSS