Saltar Menú de navegación
Hemeroteca |
ALAVA - VIZCAYA | Personalizar edición | RSS | ed. impresa | Regístrate | Miércoles, 22 octubre 2014

Economía

ECONOMÍA
La eléctrica, Aernnova y ESB se adjudican la mayoría de parques eólicos en Euskadi
24.04.08 -

Cerrar Envía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

Nombre Email remitente
Para Email destinatario
Borrar    Enviar

Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

Nombre* Email*
* campo obligatorioBorrar    Enviar
En un principio estaba previsto adjudicar cinco grandes parques, pero se cayó de la lista el de Kolometa, al rechazarlo el Patronato del Gorbea. Quedaron así cuatro grandes y once pequeños, que suman una potencia total de 290,6 MW, lo que requiere una inversión total cercana a los 330 millones de euros.

De los cuatro grandes, ESB desarrollará los de Montes de Iturrieta y Cruz de Alda (Álava), ambos con una potencia de 50 MW. Aernnova, a través de su filial Orisol, instalará los de Arkamo (Álava), también con 50 MW, y Gazume (Guipúzcoa), con 16 MW.

Minieólicas

Iberdrola, que se ha quedado fuera en la puja por los grandes, ha conseguido que el Gobierno vasco le recompense con una larga lista de minieólicas que le dejan en un buen lugar. En concreto, a través de Eólicas de Euskadi -firma que ya controla al 100% tras comprar su mitad al Ente Vasco de la Energía (EVE)- se ha adjudicado los vizcaínos Sollube, Galdames y La Aceña, que suman 34,4 MW. A estos tres hay que añadir otros tres obtenidos por Iberdrola Renovables -Motxotegi, Campeador y Elciego-, con una potencia de 42,2 MW.

También han salido beneficadas en el reparto de minieólicas Guascor, Capital Energy y Gamesa. Naturgas, que sólo se había presentado a los parques grandes, es la gran perdedora, a pesar de que había apostado fuerte con la creación de una filial para desarrollar este tipo de proyectos y de que el Gobierno vasco controla el 30% de su capital -el resto es del grupo portugués EDP-.

El proceso de adjudicación ha sido más que tortuoso. La mayor parte de los emplazamientos han suscitado polémica hasta el punto de que el Parlamento de Vitoria, con los votos de PNV, EA, PSE y Aralar, decidió obligar al Gobierno vasco a revisar el Plan Territorial Sectorial (PTS), en el que se fijan las ubicaciones de los grandes parques eólicos -los de más de 10 MW-.

Esta decisión de la Cámara complicó aún más la labor del departamento de Industria, dirigido por Ana Agirre, responsable del concurso. Pese a este cuestionamiento y ante la presión por el enorme retraso acumulado, la consejera se decidió a seguir adelante con el reparto, aunque ninguna empresa recibirá la autorización definitiva para instalar molinos de viento hasta que se haya revisado el PTS.

Pero éste no es el único obstáculo que les queda por superar a las compañías. Ahora se abre un plazo de seis meses para que cada una de ellas presente el proyecto básico de la instalación y el estudio de impacto ambiental. Estos dos documentos serán sometidos a información pública durante un mes. Luego se remitirán a la consejería de Medio Ambiente -en manos de EA-, que deberá concederles la autorización pertinente. Si su respuesta es negativa, como en Ordunte, el proceso se cierra.
Opina

* campos obligatorios
Listado de comentarios
Vocento
SarenetRSS