La gimnasta alavesa Tania Lamarca cuenta en su libro 'Lágrimas por una medalla' el antes y después del oro

Conquistó la medalla de oro en conjunto de rítmica en los Juegos Olímpicos de Atlanta y relata su lucha por el triunfo y el terrible "después", tras ser expulsada del equipo por no lograr adelgazar hasta los 41 kilos

EFE |VITORIA
Tania, junto al resto del equipo que consiguió la medalla de oro en los Juegos Olímpicos de Atlanta, en agosto de 1996./ Efe/
Tania, junto al resto del equipo que consiguió la medalla de oro en los Juegos Olímpicos de Atlanta, en agosto de 1996./ Efe

Tania Lamarca ( Vitoria, 1980), gimnasta que conquistó la medalla de oro en conjuntos de rítmica en los Juegos Olímpicos de Atlanta, ha presentado hoy en Madrid el libro 'Lágrimas por una medalla', escrito en compañía de la periodista Cristina Gallo y publicado en Temas de Hoy (Planeta). La deportista relata en este libro no sólo su lucha feroz por el triunfo, sino el terrible "después" que tuvo que sufrir tras ser expulsada del equipo español por no conseguir adelgazar hasta los 41 kilos.

"Yo volví con la medalla soñada y para ello renuncié a toda una etapa de mi vida, pero eso fue todo lo que me quedó al dejar de hacer lo que más amaba: un frío trozo de metal dorado", contó Lamarca.

Tania se decidió a escribir este libro hace dos años, basado en su diario íntimo, porque quería "compartir con el mundo lo que vive un deportista de alto nivel", y para evitar que su historia se repitiese. La deportista también se lamentó ante la pérdida de su adolescencia: "Volví a casa con 18 años, y tuve que volver a estudiar con gente de 15. Nadie te avisa de eso". "Mi lucha más fuerte fue por volver a la vida real", afirmó Tania.

"A día de hoy, ya puedo contar la historia sin que me duela. No pido nada, sólo quiero que esto no ocurra más", declaró la ex gimnasta vitoriana, en la presentación celebrada hoy en Madrid.

Una llamada de la Federación

Las relaciones entre la Federación Española de Gimnasia y Tania Lamarca están totalmente rotas, pues ella considera que "no es justo retirar a un deportista de la competición, porque lo ha dado todo y, de la noche a la mañana se lo quitan" "Todavía estoy esperando una llamada de la Federación", asegura Tania. Tanto la deportista como la periodista Cristina Gallo asumen que este libro no va a sentar bien en este organismo. La gimnasta lamenta que se desperdicie el talento de los deportistas, ya que una vez que se retiran, la Federación no se sirve de ellos.

Tanto en el libro como en su presentación se ha evitado hacer cualquier mención a la anorexia, porque las autoras no quieren relacionar esta enfermedad con la gimnasia, y aseguran que "en este deporte se guarda una dieta muy equilibrada".

Respecto a sus compañeras de equipo dice que "sin ellas no hubiera conseguido el oro", aunque, ante su expulsión del equipo, ellas reaccionaran fríamente y la despidieran con un "que te vaya muy bien".

Tania explica que la competitividad para formar parte de la selección española es tan grande que se ve "pasar a la gente, que va y viene" y cada compañera se convierte en "un hueco más dentro del equipo" aunque, una vez que se conocen las designadas para la competición, el ambiente es de unidad total.

Fotos

Vídeos