Saltar Menú de navegación
Hemeroteca |
ALAVA - VIZCAYA | Personalizar edición | RSS | ed. impresa | Regístrate | Miércoles, 22 octubre 2014

La Rioja

LA RIOJA
La Rioja homenajea a 'La Riojanita' y a su marido, el compositor Agustín Novoa
La Asociación Plus Ultra promueve la instalación de una placa conmemorativa y alborota con alegría jotera la calle logroñesa en la que pasaron sus últimos años
26.11.07 -
Vota
0 votos

Cerrar Envía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

Nombre Email remitente
Para Email destinatario
Borrar    Enviar

Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

Nombre* Email*
* campo obligatorioBorrar    Enviar
La Rioja homenajea a 'La Riojanita' y a su marido, el compositor Agustín Novoa
MEMORIA. Decenas de personas asistieron a la colocación de la placa provisional que indicará el lugar en el que vivieron la cantante y el compositor. / MIGUEL HERREROS
La calle logroñesa Víctor Pradera vivió ayer una jornada singular. La Asociación de Amigos Plus Ultra, en colaboración con la Asociación de Amigos de La Rioja y el apoyo del Ayuntamiento de Logroño y el Gobierno de La Rioja, organizó un homenaje a la cantante riojana Purita Ugalde, más conocida como 'La Riojanita' o 'La voz que sonríe', y a su marido, el compositor Agustín Novoa.

El acto tuvo lugar justo en frente del portal en el que la pareja pasó sus últimos días, donde descansó de años de giras repletas de aplausos y de kilómetros. Los asistentes colocaron una placa conmemorativa en la fachada. La reciente reforma del inmueble obligó a que la de ayer fuese de papel, pero próximamente será instalada una definitiva. Tras ello, volvió a escucharse la cantinela de 'Tampoco tenemos metro', la jota que 'La Riojanita' y su marido llevarían por todos los rincones de España y Portugal.

El acto contó con la presencia del consejero de Presidencia y Acción Exterior, Emilio del Río, y del concejal logroñés José Luis Lagunilla. En opinión del último, Purita y Agustín «siempre han sido recordados en La Rioja y las composiciones que hicieron famosas se siguen escuchando».

Purita Ugalde hubiera cumplido hoy noventa años. Nació en la logroñesa calle Juan Lobo en 1917. Su marido, diecisiete años mayor que ella, era natural de Cenicero. Allí, regentó una fragua especializada en la construcción de carros agrícolas, Carrocerías Novoa, muy conocida en la época.

Ella contaba con un buen número de concursos de jotas en su haber, cuando entró a formar parte del Cuarteto Novoa, fundado por el que años después se convertiría en su marido. El grupo se deshizo y surgió la figura de 'La Riojanita', que, con las letrillas y el apoyo inquebrantable de su marido, llevó con orgullo el nombre de la región por cientos de plazas, cafés y teatros.

Debutó como solista en el Circo Price de Madrid en 1944. La década de los cincuenta aglutina buena parte de los carteles acaparados por la cantante. Dicen que tenía la curiosa capacidad de hacer feliz a la gente. También, que su sempiterna sonrisa y buen humor trasmitían un optimismo capaz de ganarse al público más exigente, más serio, más soso. Compartió escenario con los más grandes: Jorge Sepúlveda, Estrellita Castro, Antonio Amaya...

Aunque cantó casi todos los géneros de la música tradicional, la 'industria' de la época la encasilló en el cante regional. Los sesenta marcaron el regreso de la pareja a La Rioja. Residieron en el número siete de la calle logroñesa Víctor Pradera y, allí, vivieron sus últimos años. Él falleció en 1968. Tras una larga lucha contra el Alzheimer, ella moriría en 1995. Años después, el Ayuntamiento le dedicó una coqueta calle en la zona logroñesa de El Cubo.

Convivencia y alegría

Ante ese mismo portal, la presidenta de la Asociación de Amigos Plus Ultra, Marisol Valenzuela, afirmó ayer que es «un honor poder honrar la memoria de una cantante como La Riojanita, en su triple condición de riojana, mujer y persona sencilla». En su opinión, ella y también su esposo «aportaron mucho a la convivencia y la alegría de todas las personas».

La familia llamaba a la casa 'El palomar', apuntó agustín Novoa, hijo del matrimonio, «estaba en el cuarto», muy cerca de las palomas. «Quisimos que mi madre se cambiase a otro lugar con ascensor, pero era muy independiente, quería vivir su vida». «Soy un tipo bastante duro», dijo, «pero este homenaje me ha emocionado».

En ese momento, sonó la jota : «En La Rioja no hay tranvía / Tampoco tenemos metros / pero tenemos un vino / que resucita a los muertos». Concluyó el acto y los asistentes se citaron para esta tarde en el Centro Cultural Caja Rioja de la calle logroñesa Gran Vía. Allí, a las 18 horas, se celebrará un coloquio sobre la aportación de la pareja a la canción tradicional riojana y se volverá a escuchar esa voz que sonríe.
Vocento
SarenetRSS