Miha Zupan, el primer sordo que actúa en la Euroliga

D. G.
Miha Zupan./
Miha Zupan.

Salta, rebotea, corre, defiende... Miha Zupan se comporta en la cancha igual que cualquier jugador profesional. Sólo que en su caso hay un condicionante hasta ahora excluyente; es sordo de nacimiento. Esta minusvalía le recluyó al deporte adaptado -incluso fue internacional- hasta que pegó un estirón de veinte centímetros en dieciocho años y el Geoplin Slovan, el mismo que descubrió a Goran Dragic, le incorporó a sus filas.

En este equipo, uno de los muchos que hay en la capital eslovena, enseguida llamó la atención del Union Olimpia, que tuvo que recurrir a los tribunales para contratarle. Desde entonces, este chicarrón de 2,04 metros nacido en 1982 traza una progresión continua. Con 17 años firmó su primer contrato profesional. Ahora, con 24, es el primer sordo en disputar la Euroliga.

Números decentes

Es el quinto jugador más utilizado por el entrenador local, Memi Becirovic. Promedia unos decentes 6,8 puntos, 3,3 rebotes y un 50% en lanzamientos triples. No está nada mal para alguien que lleva una década en el difícil arte de hacer canastas y que debe jugar con un audífono.

En una entrevista concedida recientemente a la web oficial de la Euroliga, el protagonista daba un ejemplo de superación con su particular forma de concebir la vida. «Nunca me ha preocupado luchar fuerte por adaptarme a la vida digamos normal. He tenido que hacer un gran esfuerzo para aprender a hablar con el balón en mis manos», apostillaba. No obstante, es capaz de emitir sonidos, lo que también le permite comunicarse fuera de la cancha.

«Al mismo tiempo, el baloncesto cambió mi vida», asume Zupan cuyo próximo objetivo profesional, después de convertirse en el primer sordo que actúa en la máxima competición continental, pasa por volar algún día hacia la NBA.

Fotos

Vídeos