Saltar Menú de navegación
Hemeroteca |
ALAVA - VIZCAYA | Personalizar edición | RSS | ed. impresa | Regístrate | Miércoles, 22 octubre 2014

Local

Estás en: El Correo Digital > Local
ÁLAVA
La Vital saca a concurso la explotación del emblemático restaurante El Portalón
Finaliza el contrato de arrendamiento con la responsable del establecimiento durante los últimos 27 años, que va a jubilarse El negocio se ubica en una joya arquitectónica de finales del siglo XV
02.10.07 -
Vota
0 votos

Cerrar Envía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

Nombre Email remitente
Para Email destinatario
Borrar    Enviar

Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

Nombre* Email*
* campo obligatorioBorrar    Enviar
La Vital saca a concurso la explotación del emblemático restaurante El Portalón
CAMBIO. Fachada del restaurante El Portalón, uno de los más prestigiosos de Vitoria. / IOSU ONANDIA
El Portalón sale a concurso. El restaurante de la calle Correría, quizá el más emblemático de la ciudad, cambiará de manos en los próximos meses. Ubicado en uno de los edificios con mayor solera del casco histórico, sus comedores han sido escenario de múltiples acontecimientos sociales. Desde los más sonados, como la última visita de los Reyes a Vitoria, en junio de 2004, hasta las celebraciones más sencillas de miles de familias, cuadrillas y asociaciones alavesas.

Ahora, la Caja Vital, propietaria del restaurante en el que la capital vasca sienta a sus invitados más ilustres, ha decidido sacar su explotación a concurso público. Según un portavoz de la entidad, finaliza el contrato de arrendamiento con sus actuales gestores, la familia Santxotena, que durante los últimos 27 años ha dirigido el comedor más fotografiado de la ciudad. Al frente, Koro Campos que, según la entidad de ahorro, se jubila. Ella declinó confirmar este extremo.

La Caja sitúa en torno a los 15.000 euros mensuales -más impuestos- el precio de referencia para el alquiler de los 1.790 metros cuadrados que ocupa el establecimiento, repartidos en tres edificios contiguos. Los seis comedores, que acumulan una rica colección de piezas artísticas, pueden albergar en la actualidad a más de 170 personas de forma simultánea.

El edificio -una joya arquitectónica en ladrillo y madera, de estilo plateresco- data de finales del siglo XV y comienzos del XVI. Junto a sus vecinas catedral Santa María, Torre de los Anda y la Casa del Cordón configuran el corazón de la ciudad medieval, en cuya revitalización se quiere volcar la ciudad.

Levantada como posada de comerciantes y depósito de mercancías, la casona fue propiedad primero de los Hurtado de Mendoza, de la familia vizcaína de los Urdaibay luego y, con posterioridad, de los Mazarredo. Pero su rica historia no impidió que el inmueble, convertido en el siglo XX en una comunidad de vecinos más, presentara en los años cuarenta un estado penoso, con peligro incluso de hundimiento. En 1950 lo adquirió la Caja de Ahorros Municipal, que encargó su rehabilitación al arquitecto Emilio de Apraiz y al pintor Enrique Suárez Alba, asesor artístico entonces de la entidad vitoriana.

Reabierto como restaurante, y ya bajo el nombre de El Portalón, que le haría famoso, fue gestionado en una primera etapa por Evaristo Urrestarazu y su esposa Elena. En 1980 asumió su explotación el escultor Javier Santxotena, que llegaba de regentar el popular Palacios, en La Puebla de Arganzón, en el kilómetro 333. En los últimos años han sido sus hijos, con Jon a la cabeza, quienes han desarrollado el negocio, siempre de la mano de su madre, Koro Campos.

Mantener el prestigio

El local es una de las 15 cocinas vitorianas recomendadas en la famosa guía francesa Michelin -aunque sólo el Zaldiaran goza de una estrella- y mereció hace cinco años el Premio Euskadi de Turismo. El galardón reconocía al establecimiento como «uno de los restaurantes más emblemáticos de la capital alavesa y una clara referencia gastronómica».

La Caja Vital quiere ahora que el local mantenga su prestigio y pueda codearse con las estrellas del rutilante mundo de la alta cocina. Para ello ha puesto la oferta en conocimiento de afamados chefs. Las bases del concurso para adjudicar el negocio valorarán tanto el proyecto gastronómico y de explotación hostelera como la oferta económica para el arrendamiento. La entidad deja claro que el local deberá albergar un restaurante, «excluyendo cualquier otro destino o actividad»
Vocento
SarenetRSS