Saltar Menú de navegación
Hemeroteca |
ALAVA - VIZCAYA | Personalizar edición | RSS | ed. impresa | Regístrate | Miércoles, 22 octubre 2014

Economía

JUAN JOSÉ AZURMENDI , PRESIDENTE DE SEA-EMPRESARIOS ALAVESES
«Mi opinión personal es que la consulta de Ibarretxe no favorece la inversión»
El nuevo responsable de la patronal alavesa, militante del PNV, emplaza a las empresas vascas a prepararse para afrontar las posibles consecuencias de la crisis financiera
22.09.07 -
Vota
0 votos

Cerrar Envía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

Nombre Email remitente
Para Email destinatario
Borrar    Enviar

Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

Nombre* Email*
* campo obligatorioBorrar    Enviar
«Mi opinión personal es que la consulta de Ibarretxe no favorece la inversión»
Juan José Azurmendi, nuevo presidente de SEA, en la sede de la patronal alavesa. / BLANCA CASTILLO
Dos meses después de ser elegido presidente de SEA-Empresarios Alaveses por unanimidad y llamado a convertirse en el hombre que cierre las profundas heridas abiertas en la patronal alavesa, Juan José Azurmendi dibuja algunas líneas estratégicas de su mandato. Pese a su militancia en el PNV, expone la «preocupación» que le genera la consulta sobre el derecho a decidir anunciada por el lehendakari, Juan José Ibarretxe, que, a su juicio, tendría nocivas consecuencias económicas.

-No llega a SEA en el mejor momento. La organización ha vivido una profunda crisis los dos últimos años, azotada por la división interna. ¿Se siente con ánimo?

-Mucho. Así de rotundo.

-Usted se alineó con los críticos con la anterior dirección, pero al final fue elegido presidente por unanimidad. ¿Es un consenso real?

-Somos renovadores más que críticos. Constituimos una nueva generación que viene a trabajar por SEA y las empresas. Y con un deseo claro de mirar adelante y no hacia atrás. Lo pasado es ya historia.

-¿Qué pasos piensa dar para superar ese clima de confrontación? ¿Cree que podrá conseguirlo?

-He iniciado una ronda de conversaciones con los 28 componentes elegidos para la junta rectora, de la que he salido muy contento. Lo ocurrido debe servir para que nos unamos ante proyectos de futuro.

-Tiene pendiente la elección de un secretario general, cuestión que desencadenó la batalla final en SEA en primavera. ¿Cuándo procederá a cubrir el puesto? ¿Debe ser un hombre de la casa?

-Es uno de los deberes pendientes y me gustaría tenerlo completado para finales de año. Debe ser el mejor candidato que nos plantee una buena empresa de selección, propuesta que luego corroborarán el presidente y probablemente dos vicepresidentes. Y si alguien de la casa se quiere presentar, tiene las puertas abiertas.

Crisis hipotecaria

-¿Apuesta por la continuidad, por mantener la línea estratégica de los últimos años o tiene intención de realizar cambios?

-No he tenido participación directa en la vida rectora de SEA, pero sí un largo recorrido como empresario. Tengo claro que lo primero de todo es hacer un nuevo plan estratégico.

-¿Cuáles son sus prioridades?

-Puestos a hablar de una, señalaré la necesidad de encontrar una ubicación más adecuada para SEA. La actual no es presentable, así de claro. Necesitamos unas instalaciones más dignas. Una ciudad empresarial en la que no sólo tuviéramos hueco nosotros, sino también la Cámara de Comercio, entidades financiera como Caja Vital, tal vez Elkarri...

-Hablemos de la situación económica. ¿Teme que la crisis hipotecaria y el miedo que se palpa en los mercados acaben alcanzando a la actividad industrial?

-No directamente la crisis financiera. Pero nos puede alcanzar un frenazo en la vivienda, que haga bajar el conjunto de la actividad económica. Cada empresa debe analizar ya cómo abordar posibles problemas y, por ejemplo, recurrir a la internacionalización.

-Confebask ha dicho que la economía vasca parece haber tocado techo, pero descarta una crisis o desaceleración brusca. ¿Comparte esa opinión o es más pesimista?

-Encaro la situación con un cierto temor. Faltan datos. El Gobierno dice que todo va muy bien, pero el BBVA habla de que puede haber una cierta desaceleración. Yo voy más por esta última posición porque creo que baraja más parámetros, pero habrá que ir viendo la evolución. Las empresas tendremos que espabilar mucho, buscar la máxima productividad y lograr que el I + D nos dé oxigeno.

-¿Le preocupa la dependencia de Álava de dos multinacionales, como Mercedes y Michelin? ¿Teme por su futuro?

-Me preocupa la actitud sindical. Que estén aquí nos gusta muchísimo. Ojalá hubiera muchas más. Y queremos que continúen. Debemos ayudarles a que se queden. Las centrales deben pensar qué consecuencias pueden tener sus actitudes. Puede ser peligroso presionarles demasiado. De la misma manera que llegan, se pueden ir. Va a depender de nosotros. No olvidemos que de esas dos empresas viven, de manera directa o indirecta, 10.000 familias alavesas.

Negociación colectiva

-La negociación colectiva no atraviesa su mejor momento, sobre todo en el metal, con varios años de bloqueo en el convenio. ¿Tan difícil es pactar con los sindicatos?

-Llevamos tres años sin acuerdo en el metal. Pero hay que decir que eran imposibles más pactos en la línea de rebajar horas y aumentar salarios por encima de la inflación. Eso conducía a nuestras empresas al abismo. Los sindicatos tienen que permitir a los trabajadores tener convenios. Deben ir a la mesa con planteamientos realistas y no maximalistas. La competitividad es el caballo de batalla de nuestra industria. El peor panorama al que podemos encararnos es que se opte por producir los componentes en China y convertir nuestros polígonos sólo en centros logísticos.

-Su llegada a SEA coincide con el relevo político en la Diputación y en el Ayuntamiento de Vitoria. ¿Qué le parece que ambos gobiernos sean en minoría?

-Es muy difícil tener mayorías claras; pero pienso que, aunque no haya pactos hacia el exterior, sí habrá acuerdos; que habrá suficiente 'feeling' entre el PNV y el PSE para sacar adelante esta legislatura en ambas instituciones.

-Usted es un hombre del PNV y fue, incluso, alcalde de Iruña de Oca por este partido. ¿Estará más cómodo con Xabier Agirre al frente de la Diputación que con su antecesor, Ramón Rabanera, del PP?

-Ésa fue una etapa de mi vida, pero ahora soy empresario, aunque siga en el PNV. En cualquier caso, con Rabanera he hecho más de una risa juntos. ¿Xabier Agirre? Es amigo personal y estamos en contacto. Pero otro tanto va a ocurrir con los socialistas en el Ayuntamiento. Políticos y empresarios debemos ir de la mano.

-¿Cómo ha vivido la renuncia de Josu Jon Imaz a presentarse a la reelección como presidente del EBB?

-Es un hombre fantástico y tiene todo mi respeto. Ha sido siempre una persona cercana a los empresarios.

-Ibarretxe insiste en llevar adelante la consulta política. ¿Cómo ven los empresarios la iniciativa?

-Mi opinión personal, repito, mi opinión personal porque no hablo como patronal, es que me preocupa. Toda esta incertidumbre no facilita las cosas. No favorece la inversión. No, no lo veo claro como empresario.

-¿Continúa la extorsión económica de ETA a los empresarios?

-Continúa, continúa... Y así lo venimos denunciando desde las diferentes organizaciones empresariales. Ha sido la principal actividad de ETA en los últimos años. Desde SEA seguimos apoyando los esfuerzos de las empresas por trabajar y seguir adelante. Pese al chantaje, la extorsión o los atentados, seguimos respondiendo a nuestras obligaciones para generar desarrollo y bienestar.
Vocento
SarenetRSS