Saltar Menú de navegación
Hemeroteca |
ALAVA - VIZCAYA | Personalizar edición | RSS | ed. impresa | Regístrate | Miércoles, 22 octubre 2014

Sociedad

PABLO PRIGIONI JUGADOR DEL TAU
«Me planteé obtener la nacionalidad tras el nacimiento de mi hija»
El base del Baskonia vivió en Argentina hasta los 21 años y ya tiene los pasaportes de ese país y de Italia
17.09.07 -
Vota
0 votos

Cerrar Envía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

Nombre Email remitente
Para Email destinatario
Borrar    Enviar

Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

Nombre* Email*
* campo obligatorioBorrar    Enviar
«Me planteé obtener la nacionalidad tras el nacimiento de mi hija»
Pablo Prigioni cree que obtendrá la nacionalidad española antes del fin de la temporada de baloncesto. / I. AIZPURU
Pablo Prigioni no es uno más entre los miles de argentinos que llegaron a España tras las crisis económica que sufrió su país a principios de este siglo, el famoso 'corralito'. No en vano, es una de las personas más conocidas en Vitoria desde que desembarcó en la capital alavesa para hacerse un hueco en las filas del TAU y ocupar la posición de base del equipo baskonista. El jugador pisó tierras españolas por primera vez con los pasaportes argentino e italiano. Y es que su bisabuelo era de esa última nacionalidad. No lo hizo en el País Vasco, sino en la Comunidad de Madrid, donde jugó dos temporadas con el Jabones Pardo Fuenlabrada.

Allí tuvo la «suerte» de enamorarse de su mujer, Raquel, con quien convive desde 2002 y tiene una hija de dos años. Su carrera deportiva le llevó también a Alicante. Pero acaba de iniciar ya su quinta temporada con el TAU. Antes de que concluya, espera poder incluir el pasaporte español entre sus pertrechos de viaje.

-¿Cómo se planteó iniciar los trámites para obtener la nacionalidad española?

-Fue una decisión que tomamos mi mujer y yo a raíz del nacimiento de nuestra hija hace dos años. El club, además, se ofreció a ayudarme con los trámites, porque así podré ocupar plaza de español en el equipo.

-¿Dispone ya de DNI español?

-No. Al parecer los papeleos llevan su tiempo. Yo no lo sigo muy de cerca, porque tengo la suerte de que el TAU está haciendo las gestiones necesarias. Pero creo que para antes del fin de esta temporada ya seré oficialmente español.

-En cualquier caso, solicitar la nacionalidad fue una razón práctica, más que de corazón, ¿no?

-En cierto modo. Está claro que tiene ventajas prácticas tanto para mí como para el club. Con la nacionalidad, uno tiene más derechos. Pero al fin y al cabo mi mujer es española, mi hija Alesandra ha nacido aquí y pasaré en este país el resto de vida que me quede. Es lógico dar este paso.

-Sin embargo, usted no tuvo problemas para jugar en un equipo español cuando decidió venir en 1998, porque disponía de pasaporte italiano.

-Efectivamente. Mi padre, mi abuelo y mi bisabuelo eran italianos. Así que no me costó obtener esta nacionalidad antes de venir. Aunque la verdad, en ese caso, sí lo hice por algo puramente práctico.

-Su corazón debe estar dividido en tres partes, de todas formas, ¿no?.

-Bueno, no tanto. Argentina me tira mucho. Es donde viví hasta los 21 años. Ya se sabe que las experiencias de chico son las que marcan. Y me siento principalmente argentino. Pero España es mi patria chica. Supongo que a medida que vaya pasando más tiempo irá ganando terreno.

-No me dice nada de su parte italiana.

-Uf. Tiene muy poco peso. Ni siquiera hablo italiano. Pero mis antepasados eran de Alessandria, una pequeña ciudad que esta bastante cerca de Génova.

-Acaba de llegar de jugar el preolímpico con la selección argentina, ¿le veremos en el combinado español algún día?

-No. Es algo imposible, porque he jugado anteriormente con la selección de Argentina. Las normas no lo permiten.

-¿Qué me dice de la nacionalidad de su hija Alesandra?

-(Se ríe). Es vasca, ha nacido en Vitoria.
Vocento
SarenetRSS