Saltar Menú de navegación
Hemeroteca |
ALAVA - VIZCAYA | Personalizar edición | RSS | ed. impresa | Regístrate | Miércoles, 22 octubre 2014

Sociedad

GENERAL
España reduce los trámites para solicitar el pasaporte
Los jueces de los registros civiles interrogan a los demandantes sobre sus medios de vida y su integración
17.09.07 -
Vota
0 votos

Cerrar Envía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

Nombre Email remitente
Para Email destinatario
Borrar    Enviar

Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

Nombre* Email*
* campo obligatorioBorrar    Enviar
España reduce los trámites para solicitar el pasaporte
Un inmigrante contempla su pasaporte. / MITXEL ATRIO
El Ministerio de Justicia ha simplificado este verano los trámites para iniciar los expedientes de nacionalización en los registros civiles. Los inmigrantes no tienen que presentar el certificado de antecedentes penales, pues la Policía ya se encargará de verificar su situación. Y tampoco se les exige un certificado que acredite el tiempo de residencia legal en España, ya que ese dato lo puede comprobar la Administración por su cuenta.

Con la supresión de ambos requisitos, han aumentado todavía más las solicitudes de pasaportes españoles, la mitad de los cuales suele concederse a demandantes avecindados en Andalucía y en la Comunidad de Madrid. No obstante, para conocer con exactitud el ritmo de expedientes a lo largo del verano hay que esperar a que el Ministerio de Justicia cierre las estadísticas del segundo semestre de este año.

En líneas generales, más del 75% de las demandas de nacionalización se acaban concediendo, bien al primer intento o bien en un intento posterior para resolver alguna cuestión que había quedado pendiente. No obstante, la Dirección General de Registros y Notariado ha recordado a los jueces de los Registros civiles que deben extremar el celo en las entrevistas de grado; es decir, en los encuentros que mantienen con los inmigrantes para comprobar si saben hablar español y si están integrados en la sociedad. Esas entrevistas constituyen un paso más en la tramitación del expediente, ya que la Policía realiza después una segunda investigación más minuciosa.

Preguntas sencillas

Los jueces del País Vasco suelen formular preguntas muy sencillas que tienen poco que ver con los exámenes más severos de otros países. Por ejemplo, el Gobierno de Australia acaba de aprobar un cuestionario con doscientas preguntas de cultura general sobre el país. De esa batería de cuestiones se sacan veinte al azar y se pide al inmigrante que acierte por lo menos doce. Si no lo consigue, se queda sin pasaporte australiano.

En España, en cambio, los Registros civiles tienen libertad para realizar el interrogatorio. Por regla general, preguntan sobre los medios de vida del demandante para elaborar a continuación un informe favorable o desfavorable. Del mismo modo se interesan por las amistades que ha hecho en el barrio o por los programas que ve en la televisión.

«Cuando comprobamos que tienen dificultades con el idioma, les aconsejamos que se inscriban rápidamente en una academia», indican en el Registro Civil de Bilbao. Ese problema se ha planteado con algunas esposas de trabajadores musulmanes, ya que que, a pesar de que llevan residiendo en el País Vasco varios años, no han aprendido una palabra de español al no haberse relacionado con el vecindario. También suele ocurrir que los maridos mahometanos quieren estar presentes en la entrevista de sus esposas con el juez, pero les recuerdan que ellas deben contestar a solas.

El juramento lo suelen realizar los inmigrantes por tandas. Es un acto relativamente rutinario, pero algunos latinoamericanos le conceden cierta solemnidad. Acuden a las dependencias judiciales con sus familiares y graban el acto con un vídeo doméstico. Otros son analfabetos y no pueden leer el texto de la jura, de manera que repiten las frases que les 'canta' el funcionario de turno como si se tratase de una boda. «Una chica latinoamericana nos preguntó si podía jurar sola -relatan en el Registro de Bilbao-. No se acogía a la doble nacionalidad, sino que renunciaba a la originaria».
Vocento
SarenetRSS