Saltar Menú de navegación
Hemeroteca |
ALAVA - VIZCAYA | Personalizar edición | RSS | ed. impresa | Regístrate | Miércoles, 22 octubre 2014

Deportes

ATHLETIC
El Athletic y Núñez se enfrentan por el pago de 900.000 euros de su contrato blindado

Cerrar Envía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

Nombre Email remitente
Para Email destinatario
Borrar    Enviar

Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

Nombre* Email*
* campo obligatorioBorrar    Enviar
El Athletic y Núñez se enfrentan por el pago de 900.000 euros de su contrato blindado
DELEGADO. Núñez discute con el cuarto árbitro en un partido de Liga del Athletic. / EL CORREO
El ex delegado del Athletic José María 'Txato' Núñez y la nueva junta directiva no alcanzan un acuerdo sobre la indemnización por despido del tolosarra después de ejercer su cargo durante 17 años. Según ha sabido este periódico, el ex-empleado tiene un 'blindaje' de 903.000 euros (150 millones de pesetas) y se niega a aceptar la propuesta del nuevo gobierno de resarcirle con 45 días por cada uno de los años de trabajo en la entidad, lo que le reportaría una cantidad cercana a los 300.000 euros. El abogado del ex delegado, Iván Zaldua, del despacho Cuatrecasas, matizó en una conversación con este periódico que no exige «la indemnización completa» y agregó haber presentado una «propuesta inferior a la cláusula» que no cuantificó y que ha sido rechazada por la junta, que descarta hacer frente a cualquier cantidad que supere los 45 días por año trabajado.

En una carta remitida hace dos semanas al presidente, Fernando García Macua, el anterior delegado le advierte además de que le llevará a los tribunales si desvela en la asamblea de compromisarios de septiembre las cláusulas de su contrato, tal y como prometió el dirigente en la campaña electoral. El letrado del ex delegado avisa de que «en caso de que se vulnere algún derecho, se pueden ejercer acciones legales porque en este caso nos remitimos a lo que nos dicen nuestros especialistas en protección de datos». El contrato, en todo caso, no recoge ninguna cláusula de confidencialidad.

Núñez fue delegado del primer equipo rojiblanco entre 1990 y el pasado 30 de junio. El tolosarra apela en su reclamación al contrato que José María Arrate, entonces presidente, le firmó en 1998 y que incluía un doble blindaje: por un lado se trataba de un acuerdo indefinido y por otro se especificaba que en caso de ruptura unilateral por parte del club, como es el caso, se le debería indemnizar con 150 millones de pesetas. Núñez comenzó cobrando 90.000 euros anuales (15 millones de pesetas), con un aumento anual del IPC además de otro del 5% cada dos temporadas, lo que le ha permitido ganar en el último ejercicio una cifra cercana a los 200.000 euros.

García Macua anunció en la campaña electoral que prescindiría de los servicios del jefe de los médicos, Sabino Padilla, y de 'Txato' Núñez. El primero tenía contrato en vigor hasta el 30 de junio de 2009 y, según le firmó también Arrate, se le debería indemnizar con 1,8 millones de euros en caso de despido. Macua desveló ayer a este periódico que el médico vitoriano «ha renunciado a su blindaje absolutamente y ha liquidado su contrato en los términos de una relación contractual ordinaria de cualquier trabajador», en referencia a que aceptó sin problemas una indemnización de 45 días por cada uno de sus ocho años trabajados en el club.

Con Núñez no hay acuerdo. Ayer, en el transcurso de una entrevista con EL CORREO, el presidente expuso que el ex delegado «tiene un blindaje importantísimo y no está dispuesto a renunciar a su cobro». El abogado bilbaíno, que eludió confirmar que la indemnización sea de 900.000 euros, tal y como se recoge en el contrato al que ha tenido acceso EL CORREO, advierte de que esta negativa «nos aboca a una situación muy problemática porque vamos a ser fieles a lo que dijimos en las elecciones. Como junta directiva no nos sentimos legitimados a pagar un sólo euro de ese blindaje y si él insiste en pretender cobrarlo y lo reclama judicialmente al club, someteremos a la asamblea (de compromisarios) esa situación».

En campaña, Macua prometió que si no hay acuerdo expondría a los socios en la asamblea las condiciones del contrato y sometería a votación si aceptan pagarlo o deciden llevar el caso a los tribunales de trabajo.

Núñez avisa de que él también puede denunciar a Macua. «Hay un profesional del club que está aún pendiente de liquidar su contrato que me ha mandado una carta en la que me advierte de que puede emprender acciones legales contra mí ante el eventual supuesto de que en la asamblea de compromisarios desvele circunstancias de su relación contractual con el club. Ése no es el modelo de club que a mí me gusta -añade Macua- ni el que vamos a implantar. Cuando se establece una relación contractual con una institución como el Athletic y sus 33.000 socios hay que asumir esa situación, que genera un entorno muy favorable en muchas aspectos, pero hay que entender también que el club es de sus 33.000 socios y que tienen pleno y absoluto derecho a conocer, si hay una situación problemática con un profesional, los detalles de su relación con el club. El mundo del fútbol debe regirse por normas como la claridad, el sentido común y no tener miedo a la verdad. Ésa es por lo menos mi forma de ver el asunto y el modelo de club que quiero implantar».

Asume el riesgo

La advertencia de Núñez de llevarle ante los tribunales no amedrenta a Macua. «Estoy dispuesto a asumir esa eventualidad, aunque creo que carece de fundamento, porque mantengo que el socio tiene derecho a saber lo que pasa en el club, que apela a un blindaje que carece de sentido desde el punto de vista de la negociación y hasta del sentido común y que además tiene una cuantía muy importante», zanjó Macua en su entrevista con este periódico.

El presidente garantiza el final de los contratos indefinidos y con altos blindajes como los firmados por Arrate en su día. Relaciones sin fecha de caducidad había tres en el club, la del ex gerente Fernando Ochoa (1,8 millones de indemnización por despido más 6.000 euros de sueldo mensual vitalicio), la del propio Núñez y la del ex capitán Julen Guerrero, cuyo contrato obliga a la entidad a mantenerle como entrenador de uno de los cuatro primeros equipos (Athletic, Bilbao Athletic, Basconia y juvenil División de Honor).

«El contrato de Guerrero no satisface en absoluto al club porque nos obliga a darle la dirección técnica de cualquiera de los primeros cuatro equipos. Es un condicionante inasumible para la entidad y estamos pendientes de hablar con él para encontrar una solución», indicó Macua sobre el portugalujo, con quien intentará llegar a un acuerdo en las próximas semanas.
Opina

* campos obligatorios
Listado de comentarios
Vocento
SarenetRSS