Saltar Menú de navegación
Hemeroteca |
ALAVA - VIZCAYA | Personalizar edición | RSS | ed. impresa | Regístrate | Miércoles, 22 octubre 2014

Sociedad

DVD
'Bowling For Columbine'
19.08.07 -
Vota
0 votos

Cerrar Envía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

Nombre Email remitente
Para Email destinatario
Borrar    Enviar

Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

Nombre* Email*
* campo obligatorioBorrar    Enviar
«Vete a ver la película y empieza la revolución». Así titula Michael Moore la carta semanal que encabeza su web, a cuenta de 'Sicko', su documental sobre el sistema de salud en EE UU, sin fecha de estreno en España. Agitación y negocio. Las bases del controvertido talento y poder del autor de 'Bowling for Columbine'.

Moore es el representante más popular de un género, el documental americano, que basa en su eficacia en un ingente trabajo de documentación y un sentido cinematográfico de la narración. Ahora está de moda criticarle por el personalismo de su obra. Es cierto que el realizador está encantado de haberse conocido y aprovecha cualquier oportunidad para sermonear, pero hasta la repercusión planetaria de 'Bowling for Columbine', Moore era un autor de guerrilla, un Pepito Grillo irónico y tocapelotas. Hasta los noventa, jamás había ganado más de 17.000 dólares al año. El éxito de 'Roger & Me' le llevó a firmar un contrato con la Warner por 4 millones de dólares.

'Roger & Me' seguía la odisea de Moore por hablar con el presidente de General Motors, Roger Smith, después de que el pueblo natal del cineasta, Flint, se quedara en el paro al cerrar una factoría de la empresa. La investigación en clave de sátira también sustenta 'Bowling for Columbine', una indagación sobre la violencia cotidiana en la sociedad americana, a partir del asesinato de doce estudiantes en el instituto de Columbine a manos de dos compañeros. El documental más rentable de todos los tiempos -costó 3 millones de euros y recaudó 40- salva su demagogia con escenas tan inteligentes y emotivas como la visita a un centro comercial K-Mart para devolver las balas que un chaval lleva alojadas en su columna vertebral.

o.belategui@diario-elcorreo.com
Vocento
SarenetRSS