La autopsia indica que la muerte del cazador se debió a un accidente

La autopsia ha hecho que las investigaciones policiales se centren en que la escopeta se le disparó de forma fortuita cuando la estaba manipulando, lo que le provocó heridas que le causaron la muerte

EFE |VITORIA

La autopsia realizada al cadáver de un cazador hallado en el campo de una localidad alavesa apunta a que su muerte se debió a un accidente, han informado fuentes de la Ertzaintza.

El cuerpo sin vida del cazador G.I. de H. fue localizado ayer por la mañana por un hermano suyo en una finca familiar en la localidad de Gereñu, con un disparo realizado por su propia escopeta. Desde un primer momento, la Ertzaintza descartó que esta muerte se debiera a un homicidio o asesinato y barajó en un primer lugar las hipótesis del accidente o del suicidio.

La autopsia ha hecho que las investigaciones policiales se centren en que la escopeta se le disparó de forma fortuita cuando la estaba manipulando, lo que le provocó heridas que le causaron la muerte.

El cadáver del cazador se encontraba boca abajo y en las inmediaciones estaban sus perros, ya que el fallecido, que se encontraba de vacaciones con su familia en un pueblo de Navarra, a primera hora de ayer acudió a Gereñu, donde residen sus hermanos, a cazar.