Saltar Menú de navegación
Hemeroteca |
ALAVA - VIZCAYA | Personalizar edición | RSS | ed. impresa | Regístrate | Miércoles, 22 octubre 2014

Deportes

ATHLETIC
«Cuando había que tomar una decisión importante, todos mirábamos a Orúe»
José Ángel Iribar ensalza con emoción la figura de Orúe, que recibe también encendidos elogios de las grandes estrellas del fútbol español a las que se enfrentó
Vota
0 votos

Cerrar Envía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

Nombre Email remitente
Para Email destinatario
Borrar    Enviar

Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

Nombre* Email*
* campo obligatorioBorrar    Enviar
«Cuando había que tomar una decisión importante, todos mirábamos a Orúe»
Elogiado y admirado. Orúe, en la imagen junto a Iribar, fue recordado ayer por su gran calidad como deportista y por su gran humanidad. «Siempre estaba dispuesto a ayudarte», recuerda el Chopo. / manu cecilio
«José Mari ha sido siempre un referente en el Athletic. Fue un gran jugador: rápido, atento, disciplinado, muy difícil de superar y que, además, disputaba el balón con una limpieza casi increíble. Pero, sobre todo, fue un ejemplo en el plano humano, una de esas personas que siempre están dispuestas a ayudar a los demás. Recuerdo la primera vez que pisé el vestuario del Athletic. Nada más entrar ya sentí el peso de su presencia, lo que significaba para el club. Cuando discutíamos algo entre nosotros, cuando había que tomar alguna decisión importante, todos le mirábamos a él, a ver qué decía. No era una persona muy habladora ni tampoco le gustaba asumir protagonismo, pero cuando decía algo todos nos callábamos y escuchábamos atentamente. Por eso se le quería tanto. Es una enorme pérdida para el Athletic».

Un José Ángel Iribar emocionado no podía ocultar ayer la profunda huella que le ha dejado el fallecimiento de José María Orúe, el cuarto futbolista que más partidos ha disputado con la conjunto bilbaíno (481). Con la voz temblorosa por la tristeza, el 'Chopo' atendió la llamada de EL CORREO para explicar lo que este lateral derecho ha significado para el club vizcaíno. Y sus palabras señalan, sin margen para la equivocación, que nos encontramos ante uno de los grandes símbolos de la historia rojiblanca, un jugador que albergaba en sí mismo todos los valores que han caracterizado al Athletic y que, además, siempre gozó del respeto y el cariño de sus compañeros y rivales. EL CORREO conversó ayer con varios de ellos, quienes mostraron su pesar y elogiaron a Orúe por sus condiciones deportivas y humanas.

ALFREDO DI STEFANO

«Era un excelente lateral»

Alfredo Di Stefano, considerado junto a Pelé, Maradona y Cruyff como uno de los mejores jugadores de todos los tiempos, puede dar fe de la categoría futbolística de José María Orúe. Bajo la batuta de 'la saeta rubia', el Real Madrid de la década de los cincuenta ganó cinco Copas de Europa consecutivas y se adjudicó cuatro Ligas. Di Stefano recuerda perfectamente aquella época. De la misma forma que recuerda los «muchos partidos» que jugó contra Orúe y a aquel Athletic de los 'once aldeanos' que se adjudicó el doblete en la campaña 1955-56 y que, tres años después, protagonizó una de las mayores gestas deportivas de la historia rojiblanca: la victoria en la final de la Copa del Rey disputada en el Santiago Bernabéu por decisión de la autoridad gubernativa del momento. «Orúe fue un excelente jugador. Era un lateral muy serio, rápido y cumplidor. También fuimos compañeros en la selección. Siempre fue una persona con una gran humildad. La verdad es que lo siento muchísimo», subraya el ex delantero, a punto de cumplir los 81 años, antes de admitir lo mucho que dolió en Madrid el triunfo del cuadro bilbaíno en la Copa de 1958. «El Athletic era un gran equipo, con muy buenos jugadores y bien conjuntado. En aquella final, hicieron un buen partido al contragolpe y nos ganaron con goles de Arieta I y Mauri. Acabamos muy enfadados», subraya en una amena conversación que mantuvo ayer con EL CORREO desde su domicilio en Madrid.

ANTONI RAMALLETS

«Una gran persona»

Antoni Ramallets, quizá el portero más importante que ha defendido la portería del Barcelona, también conoció bien al defensor de Zorroza. Como el resto de los consultados ayer por este periódico, el ex guardameta, que ayer mismo cumplió 83 años, le recuerda como un rival temible, duro, pero, al mismo tiempo, extraordinariamente noble. Sin embargo, por encima de todo, Ramallets subraya la riqueza humana de Orúe. «Jugamos juntos en el equipo nacional. En Liga nos enfrentamos muchísimas veces. Era un chico muy serio, muy formal. Corría muy rápido y era muy buen jugador. Toda su carrera estuvo en el Athletic, lo que dice mucho de su nivel. Le recuerdo como una buena persona. Siento mucho su muerte. Es ley de vida, pero uno no se acaba de acostumbrar a estas cosas. Quiero mandar un gran abrazo a su familia y a toda la familia del Athletic», destaca.

AMANCIO AMARO

«Era la casta, la furia...»

Amancio Amaro, considerado por muchos como el mejor futbolista gallego de todos los tiempos, coincidió con Orúe cuando daba sus primeros pasos en el fútbol profesional. No llegaron a enfrentarse en numerosas ocasiones. Pero el ex delantero, que posee un palmarés adornado por nueve Ligas, una Copa de Europa y tres Copas, todavía recuerda un partido de Copa del Rey que le enfrentó a aquellos jugadores rojiblancos que «marcaron una época». «Yo estaba empezando, pero tengo recuerdos muy agradables. Orúe era un gran profesional, muy disciplinado, que reunía la casta y la furia del Athletic, pero nunca con mala fe. Además, formaba parte de un equipo muy bueno, compacto y competitivo. Nunca daban un partido por perdido y tenían un fútbol muy definido: mucho juego por las bandas, centros y remates de cabeza», rememora Amancio.

PIRRI

«Un lateral rápido y serio»

José Martínez Sánchez, Pirri, entró la historia del Real Madrid gracias a su coraje, su entrega y su garra. Fue un futbolista que marcó una época en el conjunto merengue y que reunía muchas de las características que han definido a los jugadores rojiblancos. En este sentido, Pirri no duda en reconocer la especial simpatía que ha tenido desde siempre por el Athletic. Y, por eso, ayer lamentó profundamente el fallecimiento de Orúe, con el que coincidió durante sus primeros años en el Madrid. «Yo sólo era un chavalín cuando jugué por primera vez contra él. Pero recuerdo que, entre otras cosas, me impresionó la gran pareja que formaba con Garay. Era un lateral derecho muy rápido y serio, al estilo de lo que más tarde fue Iñaki Sáez. Cuando nos enfrentamos él estaba en su última etapa. Tendría 34 o 35 años, pero me pareció un gran jugador», apunta Pirri. El centrocampista, que ganó una Copa de Europa y diez Ligas con la camiseta blanca, no duda en señalar que «aquel Athletic fue uno de los mejores de la historia». Y es que, aunque tampoco se enfrentó a los 'once aldeanos' en muchas ocasiones, Pirri estuvo en la grada durante la final de la Copa del Rey que el Athletic ganó en el Santiago Bernabéu. «Yo era muy jovencito. Tendría unos 13 o 14 años cuando mi padre me llevó a ver la final que el Athletic ganó al Madrid. Mi equipo favorito era el Real Madrid, pero siempre fui un gran admirador del Athletic».

IGNACIO ZOCO

«Le llamaban 'San Orúe'»

«Era un futbolista recio, duro, noble, pero muy limpio». Ignacio Zoco fue otros de los grandes futbolistas del Real Madrid que compartió césped con Orúe. No llegó a diputar tantos partidos contra él como lo hizo Di Stefano, Ramallets o Gento, entre otros. Pero sí los suficientes para empaparse en profundidad con la personalidad y el estilo de juego de una persona que, ante todo, era «muy querida por sus compañeros». «Tampoco jugamos muchos partidos, pero le conocía bien porque era internacional y un jugador indiscutible en el Athletic. Era un futbolista al que todos los compañeros apreciaban mucho. Y no sólo sus compañeros de equipo, también los rivales. Fijate si era bueno que le llamaban 'San Orúe'», recuerda Zoco.

Esta característica definía, según quienes le conocían, la pesonalidad de Orúe. Un hombre preocupado por no dejar pasar a los defensas, pero también por «dar un empujón hacia adelante cuando alguien necesitaba ayuda», recuerda un viejo conocido.
Vocento
SarenetRSS