Moverse o morir

JAVI MURO

Repasados los últimos acontecimientos alrededor de nuestro Alavés, uno sólo puede poner cara de susto. El necesario cambio de dueños parecía masticado, muy cerca de su eclosión, casi lo rozábamos. Ortiz de Zárate y los suyos se estaban machacando, nadie dudaba y todos nos frotábamos las manos pensando en tiempos mejores... Hasta las reuniones con nuestras instituciones y nuestra Caja Vital. Sus sorprendentes negativas a AYUDAR suenan a golpe mortal.

Desgraciadamente, esta aventura por salvar al Alavés parece con los dos pies fuera. Si los que están en primera línea de batalla como Ortiz de Zárate se muestran tan pesimistas, si Arconada elige el Numancia, si ni la Caja Vital, ni el Ayuntamiento ni la Diputación se mojan por un símbolo tan importante de Álava...

En estos momentos me acuerdo de unas declaraciones del presidente de la Vital, Gregorio Rojo, en las que prometía ponerse a disposición de quien tomara las riendas del club, que echaría una mano. ¿Tanto cuesta hacer un esfuerzo? ¿Tan complicado es dar un crédito blando para un referente de nuestra provincia?

Porque el 'Glorioso', gracias sus 86 años de abrupta historia, tiene el raigambre de la Virgen Blanca, Celedón o del Baskonia. Es una seña de identidad indiscutible fuera de nuestras fronteras. Su valor sentimental resulta incalculable para muchos.

No digo que le regalen nada al grupo de Ortiz de Zárate, pero sí que ayuden, que echen un cable para que la llama de uno de nuestros mejores embajadores siga viva. ¿Qué ocurre en esta provincia para que siempre pase lo mismo en estos asuntos? Uno mira a su alrededor y observa cómo sus principales referentes siempre han encontrado el apoyo necesario en sus fases de apreturas. Por ejemplo, hace un tiempo la Kutxa evitó la quiebra de la Real Sociedad. ¿Por qué no sucede algo similar en nuestra ciudad? ¿Tan raros somos en Álava?

Llegados a este punto, y desde mi humilde perspectiva, únicamente quedan tres salidas posibles a esta crisis: ir a la Ley Concursal, la desaparición o que la base alavesista empecemos a trabajar en serio. Estamos ante una contrarreloj. La propuesta de adelantar las cuotas de tres temporadas se antoja un recurso interesante y factible. Pero, ¿habrá 10.000 ó 12.000 albiazules de corazón dispuestos a hacer ese sacrificio económico? Lo comprobaremos en las próximas horas.

¿Y qué opina el otro 49% del accionariado? ¿Y las instituciones sobre la nefasta gestión de Piterman? ¿Se irá de 'rositas' o habrá alguna fórmula legal para que responda por la crítica situación en que ha dejado al Alavés, nuestro Alavés?