El Correo Digital
Martes, 23 septiembre 2014
claros
Hoy 13 / 20 || Mañana 12 / 19 |
más información sobre el tiempo
Estás en: > >
La sal de Añana, un manjar sin prisas

baluarte

La sal de Añana, un manjar sin prisas

La organización Slow Food distingue al 'oro blanco' alavés como uno de los baluartes de la gastronomía internacional

27.04.14 - 00:20 -
En Tuenti
CerrarEnvía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

* campos obligatorios
Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

* campos obligatorios

Vivimos en la era de la urgencia y las prisas. La cocina también se ha contagiado de este mal. El mundo entero engulle la comida rápida, por lo que la degustación de ciertos manjares se ha convertido en un hecho digno de ser premiado. El movimiento Slow Food -fundado en Italia a finales de la década de los noventa- incluye desde ayer a la sal de Añana entre sus 400 'baluartes', distinguidos con el dibujo de un caracol, y será promocionada en los circuitos más selectos de la gastronomía mundial.

Los máximos representantes de esta organización internacional visitaron la cuna del 'oro blanco' alavés. A los pies del graderío del Valle Salado, el fundador del movimiento Slow Food, Carlo Petrini, entregó el galardón al diputado general de Álava y presidente de la fundación, Javier de Andrés. «Hace 2.000 años, los romanos nos inculcaron el sistema de producción por terrazas y ahora un turinés (Petrini) nos abre las puertas al reconocimiento internacional. Ahora se cierra el círculo», bromeó el máximo representante foral. En su opinión, la próxima 'estación' es alcanzar el nombramiento como Patrimonio de la Humanidad por parte de la Unesco. «No es un objetivo. Es el medio para conseguir la recuperación de este enclave y difundir su producto en el mundo entero», subrayó De Andrés.

Carlo Petrini, visiblemente emocionado, destacó las bondades del manjar más típico de Añana, ya que fusiona el producto con la historia y la sabiduría popular. «En la actualidad, la comida está perdiendo valor. Muchos la consideran una simple mercancía y sólo hablan de su precio», lamentó el sociólogo italiano y destacó la importancia de la sal en la historia de la Humanidad hasta el punto de que al precio del trabajo también se le llama salario.

En las mejores recetas

Al acto asistió un nutrido número de representantes del Ejecutivo vasco, las Juntas Generales y el equipo de gobierno local. Pero los invitados más especiales fueron las personas que en la actualidad y durante décadas se han dedicado a recoger el 'oro blanco' en el valle alavés. «La vida del salinero es muy triste de contar. Todo la vida trabajando y no tenemos un real. A eso de las cuatro nos agarramos al trabuquete, saca que saca escorzadas hasta eso de las siete», entonaron de forma unísona todos los asistentes para dar por concluida la ceremonia.

«A todos vosotros os debemos estar aquí celebrando este acto y conseguir el baluarte Slow Food, una de las más altas distinciones que se conceden en el mundo», agradeció Roberto López de Eguílaz, director gerente de la Fundación Valle Salado de Añana, y recordó que chefs de la categoría de Martín Berasategui, Joan Roca, Pedro Subijana, Eneko Atxa y Diego Guerrero ya la utilizan en sus recetas.

TAGS RELACIONADOS
En Tuenti
Una delegación de los salineros del Valle de Añana junto a los representantes del movimiento Slow Food. /José Montes

elcorreo.com

EN CUALQUIER CASO TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS:
Queda prohibida la reproducción, distribución, puesta a disposición, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta web, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y/o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, a la que se manifiesta oposición expresa.