El Correo Digital
Jueves, 24 julio 2014
sol
Hoy 15 / 27 || Mañana 17 / 25 |
más información sobre el tiempo
Estás en: > > >
Hondarribia celebra su gran día entre pífanos y banderas

Jornada festiva sin incidentes

Hondarribia celebra su gran día entre pífanos y banderas

La compañía Jaizkibel, que pide la participación de la mujer de soldado, volvió a desfilar entre aplausos y protestas

09.09.13 - 00:28 -
En Tuenti
CerrarEnvía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

* campos obligatorios
Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

* campos obligatorios

La virgen de Guadalupe respondió a las plegarias de los hondarribiarras y, aunque no fue la jornada más lucida en lo meteorológico, la lluvia al menos respetó la celebración del Alarde, que volvió a llenar de emoción y aplausos las calles de la ciudad. Hondarribia vivió ayer su día grande, otro 8 de septiembre en el que se renovó el voto a la virgen en agradecimiento a la liberación del asedio al que fue sometida en 1638. La trainera que lleva el nombre de su Ama Guadalupekoa redondeó la fiesta con la Bandera de La Concha.

Las aguas donostiarras fueron el foco de atención al mediodía, pero el protagonismo desde antes del amanecer lo tuvieron las adoquinadas calles de Hondarribia, donde el buen ambiente se impuso a las tensiones y roces registrados en otras ediciones. Sin embargo, como viene sucediendo desde hace 17 años, esas calles volvieron a ser testigo de dos formas distintas de entender y vivir la fiesta: por un lado el Alarde, que goza de un respaldo ampliamente mayoritario y en el que la mujer participa únicamente como cantinera, y por otro el desfile de Jaizkibel, que reivindica la participación de la mujer como soldado.

La compañía Jaizkibel fue la primera en desfilar. Este año sumó 350 componentes, que iniciaron su recorrido hacia las 8.25 de la mañana entre algunos aplausos. Poco después, y tras pasar junto a la imponente escultura de bronce del hachero poco antes de la puerta de Santa María, se adentraron por la calle Mayor, donde habitualmente se viven los momentos de mayor tensión. En esta edición la compañía desfiló sin pancarta y sin simpatizantes que caminaran tras ella. De hecho, pidieron a sus seguidores que se colocaran a ambos lados del recorrido.

Agentes antidisturbios de la Ertzaintza vigilaron la subida y la bajada de la arteria adoquinada, donde Jaizkibel recibió vítores y pitos de protesta. Los simpatizantes del Alarde, entre los que suele haber muchas mujeres jóvenes, volvieron a desplegar plásticos negros, aunque en esta ocasión no los elevaron a tanta altura como en años anteriores. Sí mostraron pancartas con el lema 'Betiko Alardea' (Alarde tradicional) y, en algunos momentos, corearon frases como «¡Se nota, se siente, Betiko está presente!». Otros optaron por girarse y dar la espalda a Jaizkibel. Pese a todo, el ambiente resultó ligeramente menos tenso que en otros años.

Cuando las manecillas del reloj marcaban las nueve menos cinco, con un estruendoso aplauso arrancaba en el paseo Árbol de Gernika el Alarde. Bajo las órdenes del burgomaestre, Patxi Goikoetxea, más de 5.00 soldados recorrieron, a los sones de tambores y pífanos, unas abarrotadas y emocionadas calles, 'vestidas' en negro, blanco y rojo. Tras la escuadra de hacheros, las veinte compañías desfilaron con marcialidad, escoltando a las cantineras, que no dejaron de saludar con el abanico y responder con sonrisas a los gritos y gestos de cariño que recibieron.

Arma Plaza acogió, como es costumbre, las dos descargas. El olor a pólvora se sumó entonces a la fiesta que a mediodía, y ya con unos ligeros claros en el cielo, se trasladó al santuario de Guadalupe. Allí se renovó el voto a la virgen.

En Tuenti
Protestas ante el paso de la compañía Jaizkibel./ F. Del Hera
pliega/despliegaLo más leído
pliega/despliegaLo más comentado
pliega/despliegaLo último de elcorreo.com
elcorreo.com

EN CUALQUIER CASO TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS:
Queda prohibida la reproducción, distribución, puesta a disposición, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta web, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y/o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, a la que se manifiesta oposición expresa.