El Gobierno catalán destina una partida del presupuesto de 2014 a la consulta soberanista

C. REINOBARCELONA.

Nadie o bien pocos saben cuándo o cómo se realizará la consulta sobre la autodeterminación en Cataluña. Ni siquiera si se llegará a celebrar porque el Gobierno catalán aún no tiene la autorización del Ejecutivo central para convocarla. Pero desde el Palau de la Generalitat ya dan por descontado que se celebrará el año que viene y a tal efecto reveló ayer que en los presupuestos del próximo año incluirán una partida, cuyo importe determinará la semana que viene, para poder hacer frente a los gastos derivados de la celebración del referéndum.

El informe que el Consejo Asesor sobre la Transición Nacional entregó en julio a Artur Mas, y que éste envió a Mariano Rajoy, apuntaba cinco vías legales para celebrar la consulta, y advertía además al Gobierno catalán de un escenario en el que la Administración central podría cerrarse en banda y no ceder ni las urnas. «Debemos dotarnos del material necesario que hasta ahora nos dejaba el Estado», afirmó la vicepresidenta, Joana Ortega.

Tomando como base las elecciones autonómicas de 2012, el sistema informático para la transmisión y recuento de datos, las dietas del personal administrativo y de las mesas, la seguridad y el envío de propaganda electoral, entre otros gastos, tuvieron un coste de unos 25 millones de euros.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos