El Correo Digital
Lunes, 21 abril 2014
llovizna
Hoy 9 / 16 || Mañana 10 / 19 |
más información sobre el tiempo
Estás en: > > >
Los espeleólogos perdidos en Soba se quejan del retraso del rescate

CUATRO DÍAS BAJO TIERRA

Los espeleólogos perdidos en Soba se quejan del retraso del rescate

Los guardias civiles que los encontraron recalcan que la operación se efectuó de forma «correcta» y «ejemplar»

22.08.13 - 00:57 -
En Tuenti
CerrarEnvía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

* campos obligatorios
Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

* campos obligatorios

Alfonso Gutiérrez, uno de los cuatro espeleólogos madrileños rescatados el pasado martes por la Guardia Civil después de permanecer cuatro días atrapados en una cueva de Soba, en la comarca cántabra del Asón, limítrofe con Vizcaya, declaró ayer que el grupo estaba seguro de que iba a ser localizado, aunque no entendía por qué «tardaban tanto» en auxiliarlos. Poco antes de emprender regreso a Madrid, Alfonso, de 45 años y con experiencia en la espeleología, confesó que, si bien los cuatro rescatados -tres hombres y una mujer- se encontraban físicamente bien, todavía se sentían un poco cansados. «Gajes del oficio», resumió. «Nos quedamos atascados en la madrugada del sábado al domingo al llegar a una gatera muy inclinada -continuó-. Eran las cinco de la madrugada y como no sabíamos por dónde seguir decidimos vivaquear allí».

Al no aparecer nadie en su ayuda, el martes decidieron que Isabel Carrillo (33 años) y Bruno Martínez (49 años), al estar «más cansados» se quedaran en el lugar, mientras Joaquín Gómez (32 años) y el propio Alfonso forzaban «el paso» para encontrar la salida y pedir ayuda. Cuando se toparon con el equipo de rescate estaban a una hora de la salida de la cueva. Enseguida indicaron el camino que habían seguido y dónde estaban sus compañeros, que fueron localizados poco después.

La luz, «lo justo»

Durante el tiempo que permanecieron atrapados en la cueva, los espeleólogos racionaron la comida; y la luz la utilizaron «lo justo» para no gastar las baterías. Sin embargo, no tuvieron problemas con el agua porque tenían un punto para abastecerse y aguantar el tiempo que fuera necesario.

La Guardia Civil puntualizó ayer que la búsqueda de los espeleólogos -que se prolongó desde el domingo al martes- fue «muy difícil» y «complicada», aunque en ningún momento se temió un desenlace fatal. Los efectivos del Grupo de Rescate e Intervención en Montaña (GREIM), felicitados ayer por el director general del Instituto Armado, Arsenio Fernández de Mesa, estaban seguros de que los deportistas «tenían que estar bien», ya que ninguno salió a dar un aviso, sino que permanecieron en la cavidad a la espera de ser localizados.

Dos miembros del GREIM que participaron en el rescate, Carlos Villar y Tino Montes, y el teniente coronel Juan Airas, jefe de operaciones de la Guardia Civil en Cantabria, subrayaron que la operación de Soba fue «correcta» y «ejemplar». Además, los espeleólogos en «ningún momento dudaron de que les iban a rescatar», de ahí que se encontraran anímicamente bien.

En Tuenti
elcorreo.com

EN CUALQUIER CASO TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS:
Queda prohibida la reproducción, distribución, puesta a disposición, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta web, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y/o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, a la que se manifiesta oposición expresa.