El Correo Digital
Viernes, 22 agosto 2014
cubierto
Hoy 14 / 20 || Mañana 15 / 21 |
más información sobre el tiempo
Estás en: > > >
El Gobierno ruso emprende la guerra contra los 'sin papeles'

Les ponen cuantiosas multas y los deportan

El Gobierno ruso emprende la guerra contra los 'sin papeles'

El brutal ataque a un policía ha motivado una campaña en la que las autoridades retienen por millares a los inmigrantes indocumentados

19.08.13 - 00:34 -
En Tuenti
CerrarEnvía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

* campos obligatorios
Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

* campos obligatorios

Desde que el 27 de julio un policía fue brutalmente atacado en un mercado moscovita por los parientes de un joven daguestaní acusado de intentar violar a una menor, el Ministerio del Interior ruso ha lanzado la mayor campaña que se recuerda contra la inmigración ilegal. Daguestán es una república autónoma perteneciente a Rusia, pero sus habitantes son percibidos en gran medida como ajenos. Contra ellos fueron iniciadas las primeras redadas, pero después se hicieron extensivas a vietnamitas, uzbekos, kirguises, tayikos e incluso chinos.

A lo largo de la última semana han sido detenidos en la capital rusa unos 4.650 extranjeros en distintos mercados de abasto. Muchos de ellos han sido puestos a disposición judicial, otros deberán pagar abultadas multas y el resto serán deportados a sus países de origen. Los arrestos se cuentan por millares, no sólo en Moscú y San Petersburgo, sino en otras muchas ciudades del país.

El detonante ha sido la agresión que sufrió un capitán de la Policía el mes pasado cuando se disponía a detener al presunto autor de un intento de violación a una niña de 15 años. El agente fue atacado por los familiares del sospechoso, uno de los cuales le asestó un golpe en la cabeza de tal magnitud que le hundió el cráneo en la parte frontal. Tuvo que ser hospitalizado en una unidad de cuidados intensivos mientras el autor del desaguisado lograba huir.

Con el fin de darle caza, se puso en funcionamiento el operativo «descriminalización» en todos los mercados moscovitas. Además de arrestar al culpable se aprovechó para verificar las condiciones sanitarias y comprobar la documentación de los inmigrantes. Se constató que gran parte de ellos se encontraban en Rusia de forma ilegal. Los controles se extendieron después a otras ciudades de Rusia.

Los representantes diplomáticos de Daguestán en Moscú hicieron público el 31 de julio un comunicado en el que denunciaban los métodos empleados por la Policía rusa contra vendedores y trabajadores de los mercadillos en donde se realizaron las redadas, a las que calificaba de «demostración de fuerza teatralizada».

La legación daguestaní acusaba a «algunos» miembros de las fuerzas del orden rusas de actuar «desproporcionadamente, fuera de la ley y, en muchos casos, sin fundamento». Del mismo modo, admitían que hay daguestaníes cuyo comportamiento es «inaceptable», pero tales casos no pueden servir de pretexto para demonizar a todos los demás. Mucho menos para emprenderla contra aquellos que tienen otro color de piel o cultura diferente.

«Que se queden en su país»

Una mayoría de rusos ven con malos ojos a los inmigrantes y defienden leyes que endurezcan los requisitos para permitir su entrada en el país. Los moscovitas, que el próximo 8 de septiembre deberán elegir a su alcalde, son especialmente sensibles a la cada vez mayor presencia de personas procedentes del Cáucaso y Asia Central. «Las personas que hablan mal el ruso, que tienen una cultura totalmente distinta, es mejor que se queden en su país», dijo el mes pasado el actual regidor en funciones, Serguéi Sobianin, que es el candidato oficialista y, por tanto, con más posibilidades de seguir ocupando el cargo.

En el distrito moscovita de Goliánovo funciona actualmente un campamento con más de medio millar de inmigrantes ilegales vietnamitas, habilitado como fase previa a la deportación. Las organizaciones de derechos humanos han deplorado el hacinamiento y la falta de condiciones sanitarias del lugar. El Servicio Federal de Inmigración (FMS) ha respondido con la promesa de cerrar el campo y realojar transitoriamente a sus pobladores. En San Petersburgo, sin embargo, la situación es aún peor. Los 'sin papeles' esperan ya varios días su deportación en el interior de un autobús.

Konstantín Romodánovski, director del FMS, cifra en once millones el número de extranjeros que trabajan en Rusia, de los que tres millones y medio se encuentran en situación irregular. Según su opinión, las autoridades deben tener en cuenta la opinión de los rusos que viven en las grandes ciudades «irritados con razón por la presencia de inmigrantes ociosos en sus calles». Además, los indocumentados -a juicio del máximo responsable del Servicio Federal de Migración- «son responsables de una gran parte de los delitos graves que se cometen».

Al margen del rechazo que despiertan los 'sin papeles', la mano de obra extranjera es insustituible. Según distintas estimaciones, el descenso demográfico de Rusia obligará a contratar de aquí a 2030 entre 15 y 40 millones de inmigrantes.

En Tuenti
El Gobierno ruso emprende la guerra contra los 'sin papeles'
Un agente vigila a un grupo de inmigrantes vietnamitas detenidos en un campamento a las afueras de Moscú./Efe
pliega/despliegaLo más leído
pliega/despliegaLo más comentado
pliega/despliegaLo último de elcorreo.com
elcorreo.com

EN CUALQUIER CASO TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS:
Queda prohibida la reproducción, distribución, puesta a disposición, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta web, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y/o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, a la que se manifiesta oposición expresa.