El Correo Digital
Sábado, 26 julio 2014
claros
Hoy 18 / 24 || Mañana 17 / 26 |
más información sobre el tiempo
Estás en: > > >
ETA recuerda a sus presos que no pueden pedir perdón ni buscar salidas individuales

«No serán aceptadas las salidas políticas personales»

ETA recuerda a sus presos que no pueden pedir perdón ni buscar salidas individuales

La banda envía una circular a las cárceles para acotar el debate sobre las recomendaciones del 'foro social' organizado por Lokarri

28.07.13 - 00:39 -
En Tuenti
CerrarEnvía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

* campos obligatorios
Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

* campos obligatorios

Los presos de ETA no podrán arrepentirse, buscar salidas individuales, pedir perdón o «ubicarse fuera de la línea del colectivo». Así lo establece una circular enviada a las cárceles para establecer el marco del debate iniciado entre los reclusos de la banda terrorista. El texto ha sido elaborado por los veinte miembros de la dirección del colectivo, entre los que se encuentran antiguos dirigentes de la cúpula terrorista como Mikel Albisu, 'Antza'; Jon Olarra Guridi, 'Otsagi'; Soledad Iparragirre, 'Anboto'; José Javier Arizkuren, 'Kantauri'; Ignacio Esparza Luri; Peio Eskisabel, 'Xerpa'; y Félix Alberto López de la Calle, 'Mobutu'.

El debate se puso en marcha el pasado mes de junio a raíz de la presentación de las recomendaciones del 'foro social' organizado por Lokarri y Bake Bidea y celebrado en marzo en Pamplona y Bilbao. El calendario fijado por la dirección del colectivo de presos prevé dedicar los meses de julio y agosto para que los presos puedan hacer aportaciones. Con esas aportaciones, en septiembre, se elaboraría un documento. Las conclusiones se darían a conocer en octubre o noviembre. El mes de diciembre se ha reservado para poner en marcha diversas iniciativas.

El documento enviado a los presos habla de tener actitudes flexibles, pero también subraya la necesidad de «establecer líneas rojas» para reforzar su posición política. «No serán aceptadas las salidas políticas personales», señala la primera de las líneas rojas marcadas por los jefes de los presos etarras que también expresan el rechazo al arrepentimiento acompañado de «denuncias de los compañeros». La circular expresa igualmente el rechazo a las peticiones de perdón, al tiempo que señala que «se tomarán siempre decisiones colectivas».

El texto remitido al llamado 'frente de makos' ratifica «el compromiso respecto al nuevo escenario», añadiendo que «en adelante nos comprometemos a rechazar los caminos del pasado», en alusión al uso del terrorismo. En este punto precisan que este cambio «no plantea la negación del pasado», es decir condenar el uso que han realizado de la violencia, como han hecho, por ejemplo, los reclusos de la 'vía Nanclares'. El colectivo oficial de presos plantea que, «en adelante», se pueda «rechazar las herramientas de las que nos valíamos en el pasado». Precisa esta afirmación encuadrándola «en el sentido lógico de la estrategia de la izquierda abertzale, manifestando el compromiso respecto al nuevo escenario».

El escrito aborda el reconocimiento del daño causado por el terrorismo y lo hace indicando que «como consecuencia de nuestra actividad política aceptamos la responsabilidad que tenemos en el conflicto político, también la preocupación de los daños que las actividades han ocasionado». Añade ETA que «el conflicto ha ocasionado daños y ha producido sufrimiento en todos los lados; es una realidad innegable que no tenemos problemas en aceptar».

Excarcelación «escalonada»

La circular plantea la amnistía «como una solución completa», aunque indica que no es contradictoria con una «salida escalonada» de los presos «dentro de un plan de excarcelación completo». Los cabecillas de los presos establecen un proceso de varias fases y subfases, la primera de las cuales es la de «cerrar la política de dispersión». «Acabando con la dispersión se facilitaría la salida de los presos», afirman y por ello subrayan que «en esta primera fase debemos dirigir las fuerzas a terminar con la dispersión».

El debate abierto entre los presos de ETA repite muchas de las cuestiones que ya han sido planteadas en procesos similares en los últimos años. En 2008, por ejemplo, se puso en marcha un proceso de reflexión en el que los reclusos rechazaron propuestas hechas por los dirigentes de ETA como no pagar las fianzas -lo que hubiera supuesto el encarcelamiento de muchos acusados-, convertir los juicios en un escenario político renunciando a la defensa jurídica o técnica, rechazo de pactos con el fiscal o que ante el tribunal nadie negara su militancia en ETA.

Tres años más tarde, en 2011, la dirección de la banda difundió entre sus reclusos otro documento en el que se especificaba qué tipo de conductas se les permitían, cuáles estaban prohibidas y cómo tenían que actuar los reclusos. En esa ocasión se autorizaba a los internos a pedir la libertad condicional, a solicitar la liquidación de las penas o la prisión atenuada en los casos de enfermos graves para que pudieran cumplir la condena con restricciones en su domicilio. Se permitía también aceptar la pulsera de control telemático para los casos de internos que padezcan enfermedades graves. Dos años antes, la aceptación de las pulseras estaba dentro de los comportamientos prohibidos.

En el documento de 2011 se rechazaba el pago de indemnizaciones, la solicitud de traslado a determinadas cárceles, salvo que fueran del País Vasco. En este último supuesto la petición tenía que ser colectiva y no individual.

En Tuenti
ETA recuerda a sus presos que no pueden pedir perdón ni buscar salidas individuales
Manifestantes muestran las fotografías de presos de ETA durante una concentración en 2009 en Bilbao./ IGNACIO PÉREZ
elcorreo.com

EN CUALQUIER CASO TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS:
Queda prohibida la reproducción, distribución, puesta a disposición, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta web, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y/o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, a la que se manifiesta oposición expresa.