El Correo Digital
Jueves, 31 julio 2014
sol
Hoy 13 / 23 || Mañana 13 / 25 |
más información sobre el tiempo
Estás en: > > >
Griñán se irá en agosto y cederá la presidencia de Andalucía a Susana Díaz sin elecciones

Forzado por el caso de los ERE

Griñán se irá en agosto y cederá la presidencia de Andalucía a Susana Díaz sin elecciones

El presidente andaluz prevé que la sesión de investidura de su sucesora tenga lugar a principios de septiembre

24.07.13 - 01:49 -
En Tuenti
CerrarEnvía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

* campos obligatorios
Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

* campos obligatorios

José Antonio Griñán ya lo tiene todo decidido. El presidente de la Junta de Andalucía aprovechará hoy la ratificación de Susana Díaz como candidata del PSOE andaluz a la Presidencia del Gobierno autonómico para anunciar, según fuentes del partido en esta comunidad, su intención de dejar el cargo en torno al 26 de agosto. No convocará elecciones anticipadas. Si Izquierda Unida está dispuesta, y así parece, la hoy consejera de Presidencia podría someterse a una sesión de investidura a principios de septiembre, es probable que el día 2.

«Dimitiré a finales de agosto. El curso político empieza en septiembre, y con la elaboración de los Presupuestos y la necesidad de hacer frente a la crisis hace falta que el Gobierno esté fuerte y no distraído en cuestiones de partido», declaró a este periódico el todavía presidente andaluz. De este modo, asegurada ya la sucesión en Susana Díaz, Griñán considera que «ya hay solución y no hay que retrasar el relevo».

El presidente andaluz llevaba tiempo planeando su salida de la política y ahora que, gracias a la maniobra de las 'primarias exprés' ha conseguido lo que, en teoría, podía resultar más difícil, un apoyo sólido del partido en torno a su sucesora , que ha logrado incluso diluir a una buena parte del sector crítico, no encuentra razón para dejar correr más tiempo. Ayer, acompañado del 'número dos' de su partido, Mario Jiménez, almorzó en Madrid con el Alfredo Pérez Rubalcaba y la vicesecretaria general del PSOE, Elena Valenciano, para explicarles sus planes.

Lo hizo casi al tiempo que el portavoz de su Gobierno Miguel Angel Vázquez, trataba de esquivar las preguntas de los periodistas al respecto y se agarraba a lo dicho por el propio presidente ante el Parlamento; esto es, que su «intención» era agotar la legislatura. Quizá el PSOE lo haga, pero lo que ya está claro es que no será con él al frente.

El anuncio de la marcha definitiva de Griñán, en la misma reunión del comité director que validará hoy el recuento de avales obtenido por Susana Díaz en el polémico proceso de primarias concluido el pasado fin de semana, llega así un día antes de que declare ante la juez de los ERE, Mercedes Alaya, el exinterventor de la Junta que acusó al presidente andaluz de no actuar ante las irregularidades durante su comparecencia en la comisión de investigación que puso en marcha la cámara autonómica el pasado año.

«Que haga lo que quiera»

Griñan sostuvo en la conversación de ayer con este periódico que no teme a la jueza ni a las declaraciones del interventor ante ella. «Alaya no me puede imputar, no tiene fuero para ello. Tendría que elevar el caso al Supremo si advierte delito y si no lo hace estaría prevaricando», dijo, y advirtió de que «si lo hace, el Supremo terminará con el caso en dos días».

El presidente de la Junta de Andalucía considera que de la postura del interventor, conocida por su declaración ante la comisión de investigación del Parlamento, no contiene indicios para su imputación y se mostró tajante: «Que la jueza haga lo que quiera», para insistir en que su marcha no tiene ninguna relación con el escándalo de los ERE fraudulentos. También consideró descabellada la idea de que con su dimisión quisiera evitar que el caso vaya al Supremo, pues se quedaría como diputado y sería juzgado como aforado por el Tribunal Superior de Justicia de Andalucía. «No tiene sentido, además, ojalá elevara la causa al alto tribunal, recalcó, porque se terminaba en seguida», en lugar de «sufrir» lo que él considera una prolongación anómala del actual sumario.

Motivos personales

En cualquier caso, José Antonio Griñán insiste en que «Alaya no es de esta guerra», para recalcar que su decisión de abandonar la Presidencia de la Junta de debe motivos, sobre todo, personales, pero también políticos relacionados con la crisis del PSOE.

Una vez revelada su intención de no volver a ser candidato, durante el debate sobre el estado de la comunidad, y hecha su afirmación de que era el momento de dar el paso a savia nueva, tenía poco sentido seguirá al frente de la comunidad andaluza. No en vano, cuando hizo aquel anuncio ya había diseñado la hoja de ruta que dará a conocer en las próximas horas.

Griñán se marcha con 67 años y cuando ni siquiera ha transcurrido un año y medio desde que formó Gobierno con Izquierda Unida tras unas elecciones que salvó por los pelos. Fue precisamente Susana Díaz la muñidora de los acuerdos con la coalición de izquierdas, por eso nadie prevé que haya problemas para su investidura. Sobre todo porque IU considera que el pacto funciona hasta ahora bastante bien.

En Tuenti
José Antonio Griñán y la consejera Susana Díaz, camino del Parlamento andaluz. /Efe
elcorreo.com

EN CUALQUIER CASO TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS:
Queda prohibida la reproducción, distribución, puesta a disposición, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta web, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y/o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, a la que se manifiesta oposición expresa.