En la misma senda que Quincoces, Karanka, Alkorta, Lasa y Xabi Alonso

JUANMA MALLOBILBAO.
El ya jugador del Real Madrid llora durante su rueda de prensa de despedida. /Efe/
El ya jugador del Real Madrid llora durante su rueda de prensa de despedida. /Efe

Asier Illarramendi emprendió ayer un camino que no es desconocido para los futbolistas vascos. Esa senda ya la han recorrido otros jugadores con pasado tanto en la Real: ahí está Xabi Alonso al que, en teoría, relevará el de Mutriku aunque fichó por los blancos desde el Liverpool. También en el Athletic: Rafa Alkorta y Aitor Karanka, los últimos. También militó en ambos conjuntos Luis Uribe, padre del también exfutbolista rojiblanco Ignacio Uribe. Primero en Madrid y luego en San Mamés Y en el Alavés: Jacinto Quincoces, nacido en Barakaldo en 1905, nueve años en el conjunto vitoriano y once en el de la capital (1931-42), y Manuel Olivares, un trotamundos que vistió las camisetas del conjunto babazorro, del cuadro de Concha Espina y de cinco equipos más.

De hecho, los números aseguran que tras madrileños y catalanes, han sido los futbolistas vascos los que más han nutrido las filas de la escuadra presidida por Florentino Pérez. Guipuzcoanos, por ejemplo, 48. Profesionales como Julen Lopetegui, Iván Campo, José Manuel Ochotorena... O realistas en alguna etapa de su carrera: Fernando Fernández Berridi, Ángel Segurola, Josetxo Arakistain, José Mari Castivia. Más cerca quedan el citado Xabi Alonso y Mikel Lasa, formado en la cantera de Zubieta, que pegó el salto al Madrid y luego militó cuatro ejercicios en el Athletic (1997-2001).

El primer gol del Bernabéu

El lateral zurdo de Legorreta, en este sentido, en uno de los seis futbolistas que vistió de rojiblanco y también de blanco. Ese trayecto lo comenzó Juan José Urquizu en 1927. Nacido en Ondarroa, este defensa logró ser internacional cuando estaba en la estructura del cuadro de la capital. Recaló en Bizkaia en 1930, y se retiró en el Barakaldo a los 47 años. El sestaoarra Hermenegildo Elices hizo el camino inverso: primero el Athletic, y más tarde el Madrid, entre 1944 y 1948. Antonio 'Tolo' Ortiz, Mikel Lasa, Rafa Alkorta y Aitor Karanka, los dos últimos con billete de ida y vuelta, completan este catálogo.

Aunque existe un vizcaíno, sin experiencia rojiblanca, pero sí txuriurdin, que se encuentra en la leyenda del Madrid. Se trata de Sabino Barinaga, nacido en Durango en agosto de 1922. Conocido como 'el inglés de Durango' por su predilección por el fútbol de las islas -de hecho llegó desde el Southampton-, anotó el primer gol de la historia del Santiago Bernabéu, el 14 de diciembre de 1947 en un duelo contra Os Belenenses (3-1). Estuvo diez años. Más tarde militó en la Real y el Betis. Y con pasado alavesista, además de Quincoces y Manuel Olivares, surgió Ciriaco Errasti, eibarrés que ganó dos Ligas y dos Copas con los blancos, en la década de los 30.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos