El Correo Digital
Miércoles, 22 octubre 2014
claros
Hoy 13 / 26 || Mañana 12 / 22 |
más información sobre el tiempo
Estás en: > > >
Los trabajadores de Lanbide recibirán formación tras sufrir ataques de demandantes de la RGI

Después de los graves incidentes en Bilbao e Irún

Los trabajadores de Lanbide recibirán formación tras sufrir ataques de demandantes de la RGI

El Servicio Vasco de Empleo avisa de que no tolerará nuevas «ocupaciones» de locales convocadas por grupos sociales

05.07.13 - 01:27 -
En Tuenti
CerrarEnvía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

* campos obligatorios
Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

* campos obligatorios

Los alrededor de 600 trabajadores del Servicio Vasco de Empleo (Lanbide) recibirán formación para hacer frente a los episodios de tensión que provocan algunos demandantes de la renta de garantía de ingresos (RGI) cuando su expediente es rechazado o pierden el subsidio que estaban cobrando. La iniciativa se pondrá en marcha de forma experimental en tres oficinas de Lanbide, después de que se produjeran dos incidentes graves en una sede del barrio bilbaíno de Rekalde y en otra de Irún. En la primera una persona esgrimió una pistola simulada y en la segunda otro individuo arrojó un ordenador al suelo de un manotazo.

Los empleados de Lanbide, explicaron en el Departamento vasco de Empleo y Política Social, recibirán formación adaptada a sus situaciones y condiciones de trabajo particulares. Al mismo tiempo se está preparando una evaluación de riesgos psicosociales que concretará, en cada una de las 42 oficinas del organismo, de qué formas afecta a un funcionario el contacto cotidiano con los usuarios y en particular con los que puedan resultar más irascibles.

El director del Servicio Vasco de Empleo, Adolfo Alustiza, explicó que los conflictos serios protoganizados por perceptores de ayudas «no han sido muchos», aunque no por ello dejan de ser «cualitativamente condenables». De todos modos, admitió que cierto nivel de tensión es difícil de evitar en las oficinas de Lanbide en algunas ocasiones, debido a que no son estrictamente de empleo, como el Inem, organismo estatal de donde proceden muchos empleados del servicio vasco. «Por eso queremos que sepan gestionar esas situaciones», agregó Alustiza.

Ahora bien, el director dejó claro que no tolerará «ocupaciones» de locales como las ocurridas en actos de protesta organizados por algunos colectivos sociales. «Actuaremos con la máxima dureza en tales supuestos -continuó Alustiza-. Una cosa es concentrarse en la acera de enfrente y otra distinta ocupar las dependencias y coaccionar a trabajadores y molestar a los usuarios. Lo segundo no tiene nada que ver con la libertad de expresión».

El Departamento de Empleo ha introducido cambios para prevenir problemas. Lo primero que ha hecho es reducir el papeleo burocrático en algunas oficinas, llevándolo a las sedes centrales, así como cambiar las citas y reducir plazos; factores que cargaban el ambiente entre los funcionarios, desbordados de trabajo, e incrementaban eventualmente la frustración e irritación del público.

Contacto con la Ertzaintza

La consejería también ha decidido brindar apoyo jurídico al empleado que pueda sufrir algún conato de agresión. «Es importante que en tales situaciones sienta que existe ese respaldo», explican en Lanbide. Además, los responsables del servicio de empleo trabajarán en colaboración con la Ertzaintza para buscar fórmulas que permitan intervenir a los agentes en cuanto ocurra un percance.

Fuentes de ELA, sindicato mayoritario en Lanbide, valoraron de «forma positiva» que el Gobierno vasco afronte el problema, pues si bien «hemos contabilizado pocos incidentes graves, los menos importantes han sido un montón». No obstante, la central nacionalista recordó que se trata de «medidas paliativas» que no abordan la causa última de la tensión, que son «los recortes sociales».

Sin embargo, la crispación de los beneficiarios de la RGI no sólo depende de lo anterior. También influye que miles de ellos -los beneficiarios de la renta de garantía suman 58.000 en total- descubren que han incurrido en alguna irregularidad, grande o pequeña, cuando dejan de percibir repentinamente el dinero, tras haber sido avisados por carta y a través del Boletín Oficial del País Vasco, dos vías de comunicación a las que rara vez prestan atención. En cualquier caso, ése no es un problema específico del País Vasco. Ayer mismo una trabajadora del Servicio Público de Empleo Estatal resultó herida en Ceuta al ser alcanzada por una silla que un parado arrojó contra un compañero de oficina que no había podido atenderlo.

En Tuenti
Los trabajadores de Lanbide recibirán formación tras sufrir ataques de demandantes de la RGI
Protesta contra los recortes sociales en una oficina de Lanbide de la capital vizcaína. /Telepress
pliega/despliegaLo más leído
pliega/despliegaLo más comentado
pliega/despliegaLo último de elcorreo.com
--%>
elcorreo.com

EN CUALQUIER CASO TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS:
Queda prohibida la reproducción, distribución, puesta a disposición, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta web, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y/o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, a la que se manifiesta oposición expresa.