El Correo Digital
Martes, 2 septiembre 2014
sol
Hoy 15 / 25 || Mañana 13 / 28 |
más información sobre el tiempo
Estás en: > >
Unai Salvador Mondría: «El primer año de trabajo no tienes vacaciones»

VASCOS DE ALTOS VUELOS | en Querétaro

Unai Salvador Mondría: «El primer año de trabajo no tienes vacaciones»

30.06.13 - 00:58 -
En Tuenti
CerrarEnvía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

* campos obligatorios
Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

* campos obligatorios

Del café con leche y magdalenas a un desayuno picante sólo hay más de 9.000 kilómetros. La distancia que recorrió hace cuatro meses Unai Salvador Mondría para desarrollar su carrera profesional en México. Este bilbaíno nada más acabar los estudios vio su futuro en el extranjero. Fue una idea que fue madurando poco a poco. Pero aún asumida la aventura, este vasco sintió los «clásicos miedos de la semana previa a partir hacia un nuevo destino». Él ya había estado de Erasmus en Atenas. Sin embargo, vivir como un estudiante nada tiene que ver con su nueva situación. Lanbide le abrió las puertas al extranjero. A través de este organismo autónomo, Mondría accedió a enviar su currículo a una empresa vasca en Brasil. Dos horas más tarde, la compañía se puso en contacto con él porque su perfil encajaba para un puesto que buscaban ocupar en México. Tras una entrevista en las oficinas de Gamarra, en Vitoria, le cogieron. «¡Y aquí estoy! En esta nueva aventura junto con 9 compañeros más», resume.

Inició la carrera de Ingeniería Técnica en Informática de Gestión, que concluyó tres años después, siendo consciente de que no quería más informática en su vida. Así que empezó los estudios de Ingeniería Superior en Organización Industrial, para terminarla dos años más tarde. En ese tramo vivió una experiencia muy enriquecedora: siete meses en Athens University of Economics and Business. De su paso por el país griego guarda muy gratos recuerdos, ya que supuso un aprendizaje a todos los niveles, al compartir vivencias con estudiantes de toda Europa.

Su currículo ya estaba preparado, pero quiso tomarse un merecido descanso, antes de comenzar la complicada tarea de buscar trabajo. Como él, muchos compañeros de su promoción están trabajando en Rusia, Polonia, Alemania, Inglaterra... Su futuro, en cambio, estaba algo más lejos. Al otro lado del charco. A los pocos meses de sumergirse en el mercado laboral y, a través de Lanbide, encontró un puesto como técnico de organización en Aernnova Aerospace, en su planta de Querétaro. Se trata de una compañía internacional del sector aeronáutico con sede en muchos países como Brasil, India, China... «En Aernnova hacemos diferentes partes de los aviones, como fuselajes o alas, para grandes empresas fabricantes aeronáuticos como BC, Airbus, Bombardier o Embraer», enumera.

Su trabajo consiste en dar solución a contratiempos que puedan surgir e implementar mejoras para que el trabajo de los usuarios se vea simplificado. Cuatro meses en este trabajo y sin descanso. «Aquí hasta que no cumples el primer año en una empresa no disfrutas de vacaciones. Cumplido el año, puedes disfrutar de 6 días, luego van sumando 2 días por año, hasta un total de 20». Eso sí, como se cambie de empresa se parte de cero. También hay un reducido número de festivos, y no existen los puentes. Casi todas las fiestas se pasan al lunes.

Con ardor de estómago

Otra diferencia en el terreno laboral va en relación con los salarios porque son bastante más bajos que en España. «Y existe una alta rotación de personal, así que por lo general la gente es muy joven y con poca experiencia». A pesar de estas distinciones, este bilbaíno se encuentra totalmente adaptado a su puesto laboral. Y también a la comida, aunque aún recuerda con ardor de estómago su aterrizaje en México. «Según bajamos del avión, las personas de la empresa que vinieron a buscarnos nos llevaron a desayunar todo tipo de comida típica mexicana. Fue nuestro primer contacto con el picante, algo difícil de olvidar», recuerda. Hay que tener en cuenta que tienen 300 tipos de chile, que acompañan con cualquier plato.

Al clima cálido, sin embargo, se acostumbró con facilidad. «Aunque se hace raro estar una semana entera sin que llueva», comenta con cierta sorna. Entre las primeras anécdotas que rememora le viene a la cabeza el día que la policía mexicana les pilló a él y sus amigos bebiendo 'chelas', como llaman los mexicanos a las cervezas, en la vía pública. Algo que está totalmente prohibido allí, y por lo que tuvieron que compartir su bebida y algo de dinero con la policía para evitar una noche en comisaría.

Con la lengua también ha tenido que tener cuidado. Aunque se hable el mismo idioma, hay que tener mucho cuidado con el doble sentido de las palabras. «Por ejemplo aquí un bolígrafo es una pluma y un boli es un helado. A lo que más nos costó acostumbrarnos fue a no usar la palabra 'coger', ya que aquí tiene una connotación sexual». Otro choque cultural tiene que ver con el culto religioso de los mexicanos. «En los taxis tienen miles de estampitas, rosarios, cruces... Y a la entrada de las plantas de producción de las empresas siempre hay un cristo o una virgen, y la gran mayoría se santigua al entrar.

En el tema de las infraestructuras, Mondría destaca que apenas se construyen edificios altos, ya que la mayoría son viviendas unipersonales. Ese es el motivo por el que «las ciudades son tan grandes, puesto que crecen a lo ancho en lugar de a lo alto». Pero también destaca la belleza de su nueva ciudad adoptiva: Santiago de Querétaro. «Es considerada la 'ciudad del futuro' de Latinoamérica. En los últimos años ha experimentado un crecimiento muy alto y muy rápido, debido en parte a la cantidad de empresas del sector aeronáutico que hay en la zona». Además, su centro histórico fue declarado Patrimonio de la Humanidad. Y es una ciudad que ha visto a través de los siglos importantes hechos históricos.

«Tiene sus cosas buenas y malas, ya que en Querétaro los salarios son bajos y la vida es cara». Pese a todo, este vasco se encuentra muy a gusto en México y en su empresa. Su idea es regresar en un futuro a Euskadi, pero teme que lo haga para tener que irse otra vez para «poder encontrar un trabajo».

En Tuenti
Unai Salvador Mondría: «El primer año de trabajo no tienes vacaciones»
Unai, a la derecha, con un grupo de amigos de la empresa donde trabaja. /E.C.
Te ofrecemos todos los eventos de cada día: teatro, conciertos, exposiciones...
--%>
elcorreo.com

EN CUALQUIER CASO TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS:
Queda prohibida la reproducción, distribución, puesta a disposición, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta web, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y/o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, a la que se manifiesta oposición expresa.