El Correo Digital
Miércoles, 3 septiembre 2014
sol
Hoy 15 / 25 || Mañana 13 / 28 |
más información sobre el tiempo
Estás en: > > >
Condenan a Calatrava a pagar 3,2 millones por fallos en un edificio de Oviedo

ERRORES EN EL PALACIO DE CONGRESOS

Condenan a Calatrava a pagar 3,2 millones por fallos en un edificio de Oviedo

Las deficiencias constructivas provocaron el derrumbe de una grada del palacio de congresos de la capital asturiana

08.06.13 - 00:31 -
En Tuenti
CerrarEnvía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

* campos obligatorios
Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

* campos obligatorios

Los pleitos judiciales y los conflictos de Santiago Calatrava se acercan ya en número y envergadura a sus edificios desperdigados por el mundo. La resolución del último litigio se sitúa en Oviedo. Un juzgado de la capital asturiana ha condenado al arquitecto a pagar 3,2 millones por los defectos de construcción del Palacio de Exposiciones y Congresos. Los fallos acabaron con el derrumbe de una grada de cemento, que hirió a tres personas, y con la movilidad de una cubierta o visera que en principio iba ser retráctil.

Los 3,2 millones son el resultado de varias cantidades consignadas en la sentencia. Calatrava deberá pagar 3,46 millones de euros, el coste de rehacer el graderío financiado por el seguro, y 6,95 millones por el mecanismo que iba a mover la cubierta y que nunca funcionó. A estas cifras hay que añadir 140.000 euros por la reparación de un muro curvo también en la grada. La suma a pagar a la empresa que gestiona el palacio -Jovellanos XXI- asciende a 10,55 millones.

Pero no será esto lo que tendrá que desembolsar el arquitecto, que todavía puede recurrir la sentencia, ya que él también denunció a Jovellanos XXI por no satisfacer sus honorarios de 7,28 millones. Como el juez da la razón a las dos partes, Calatrava tendrá que restar a los diez millones largos que debe la factura por sus servicios. El resultado de la resta es de 3,2 millones contra el arquitecto.

Leyenda negra

El litigio venía de lejos y probablemente aún no haya terminado, ya que el autor del Zubi Zuri bilbaíno tiene abierta la posibilidad del recurso. En todo caso, sí supone un revés importante para un profesional que acumula problemas y se está labrando su propia leyenda negra.

Desde diciembre de 2011, Calatrava figura como imputado en el 'caso Palma Arena' que instruye el juez José Castro. El expresidente balear Jaume Matas prometió un palacio de la ópera en 2007 y encargó el proyecto al valenciano. Como el candidato del Partido Popular perdió las elecciones, la iniciativa se paró. Pero cuatro días antes de que Matas saliera del despacho, para no volver a entrar, transfirió a la cuenta del arquitecto 1,2 millones.

Un poco menos le reclamaban en Venecia por un puente con graves problemas constructivos. El proyecto arrancó con cuatro millones de presupuesto y lo aumentó hasta diez. El Tribunal de Cuentas italiano le pide un millón de euros porque el puente necesitará una vigilancia constante, más allá de su mantenimiento, por su mala cimentación. Las Bodegas Ysios, de Laguardia, le exigen dos millones por las goteras que han aparecido en la cubierta de aluminio, en forma de ola y que simulan las alas de un pájaro.

En Tuenti
Condenan a Calatrava a pagar 3,2 millones por fallos en un edificio de Oviedo
El arquitecto, cuando presentó el proyecto en 2006. | REUTERS
pliega/despliegaLo más leído
pliega/despliegaLo más comentado
pliega/despliegaLo último de elcorreo.com
elcorreo.com

EN CUALQUIER CASO TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS:
Queda prohibida la reproducción, distribución, puesta a disposición, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta web, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y/o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, a la que se manifiesta oposición expresa.