El Correo Digital
Jueves, 28 agosto 2014
claros
Hoy 19 / 28 || Mañana 17 / 24 |
más información sobre el tiempo
Estás en: > >
«Yo no le he robado la mujer a Pipi»

Gente

«Yo no le he robado la mujer a Pipi»

Cristo Vivancos evita entrar en guerra con el ex de Miriam Sánchez, lo suyo, dice, es el baile

18.05.13 - 01:07 -
En Tuenti
CerrarEnvía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

* campos obligatorios
Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

* campos obligatorios

De todos los nombres bíblicos con los que Pedro Vivancos bautizó a sus 39 hijos, a él le fue a tocar el de Cristo. En otro ambiente, quizá habría dado pie a chistes y chascarrillos. En el suyo no. Cristo Vivancos nació en una peculiar familia de artistas en Reus y se crió dando la vuelta al mundo, aunque el lugar donde más tiempo ha residido tal vez sea Vancouver (Canadá), donde su padre fundó la 'Quántico Independent School' y le transmitió sus extensos conocimientos sobre danza, instrumentos musicales, técnicas circenses y artes marciales. Con esa herencia y muchas horas de entrenamiento, Cristo y otros seis de sus hermanos formaron una compañía de flamenco fusión tras rechazar tentadoras ofertas del 'Cirque du Soleil'. El tiempo les ha demostrado que la elección fue acertada. Rara es la noche en la que el público no les dedica una larga ovación en pie. Estos días 'Los Vivancos' representan en el teatro Tívoli de Barcelona su nuevo montaje. Se titula 'Aeternum' y pronto lo llevarán de gira.

«Soy tímido, pero en el escenario me crezco y me gusta pensar que aporto fuerza y energía al grupo», explica con suave voz y hablar pausado Cristo Vivancos. Su nombre se ha puesto de moda porque un periodista tan mediático y excesivo como Pipi Estrada lo ha situado en su punto de mira. «Eres un miserable sin escrúpulos que te colaste como una rata de cloaca en la vida de una pareja con una hija», le ha espetado públicamente Pipi, rabioso por la relación que desde hace unos meses mantiene Cristo con su expareja, Miriam Sánchez. El bailarín ni se inmuta. «No voy a entrar en esa pelea», advierte. «Las mujeres no son objetos que se puedan robar, por lo tanto yo no le he robado la mujer a nadie». Pero algunas otras artes, además de las circenses, deben de tener estos Vivancos porque las famosas se los rifan. Que se lo pregunten a Ana Obregón o a Estefanía de Mónaco... Ellos, sin embargo, solo sucumben a su arte. Perfeccionistas hasta la obsesión, los bailarines renunciaron a acudir a Eurovisión como cuerpo de baile de la cantante Melody porque, según sus propias palabras, no se cumplían «los requisitos técnicos y artísticos necesarios».

Cristo no sabe exactamente qué número le corresponde entre sus 19 hermanos y 19 hermanas («creo que soy el noveno»), pero tampoco parece importarle mucho. Pertenece en todo caso a «los mayores». Su padre les enseñó música antes que a leer o a escribir. Bailaor de flamenco, 'fecundador' compulsivo y cinturón negro de kárate, en su rocambolesca existencia Pedro Vivancos llegó a tener innumerables negocios, discípulos que le llamaban maestro y una secta, Raschimura, dedicada a la meditación y la macrobiótica, que acabó siendo perseguida por la ley y terminó desmantelada. «Mi padre era un fenómeno, un ser irrepetible, creativo y espiritual», asegura Cristo. Y un hombre capaz de lograr algo tan difícil como que las diferentes madres de sus hijos se llevaran bien. «Es que en eso también era un artista», bromea su hijo, al tiempo que aclara que él no desea ser tan prolífico. Cristo todavía no ha sido padre y advierte que no le pondría a un niño su nombre «para evitar que le llamen pequeño Cristo o Cristo junior». Ahora mismo se siente hombre de una sola mujer, la exuberante Miriam Sánchez, tertuliana televisiva, expareja de Pipi Estrada y exactriz porno bajo el seudónimo de Lucía Lapiedra.

La 'parábola' de Cristo

Cristo y Miriam comparten la misma edad, 32 años, y una pasión irrefrenable a la que ya han dado rienda suelta en un camerino, para escarnio del resentido Pipi. «Bobanco», llegó a llamar Estrada a Vivancos. «Son cosas que se dicen en un momento de ira. No pienso querellarme con él», contesta el bailarín con resignación 'cristiana'. Miriam, en palabras de su 'ex' es «como una de esas canciones árabes que te gustan mucho pero que no las entiendes». A lo que Cristo responde en plan parábola: «A las mujeres no hay que entenderlas, hay que amarlas». Y si le comentas a este exbailarín de clásico que su currículum como solista del Scottish Ballet no encaja mucho con la carrera de actriz porno de su novia te responde con otra sentencia filosófica: «A las personas hay que medirlas por lo que son, no por lo que hacen».

TAGS RELACIONADOS
En Tuenti
«Yo no le he robado la mujer a Pipi»
Cristo Vivancos tiene 32 años, la misma edad que Miriam, su actual pareja. /R.C.
Pasarelas de moda
Fotos de las propuestas de todos los diseñadores
elcorreo.com

EN CUALQUIER CASO TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS:
Queda prohibida la reproducción, distribución, puesta a disposición, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta web, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y/o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, a la que se manifiesta oposición expresa.