El Correo Digital
Miércoles, 22 octubre 2014
nuboso
Hoy 10 / 11 || Mañana 8 / 17 |
más información sobre el tiempo
Estás en: > >
Dos meses para conocer si Europa cambia de estrategia

Política de ajustes

Dos meses para conocer si Europa cambia de estrategia

Los países del sur recaban apoyos para un cambio de modelo que podría consolidarse en 2014 con la presidencia de Grecia e Italia

29.04.13 - 01:29 -
En Tuenti
CerrarEnvía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

* campos obligatorios
Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

* campos obligatorios

Dos meses. Ese es el tiempo que resta para conocer si los cantos de sirena escuchados en los últimos días sobre un posible cambio de estrategia económica en la Unión Europea van realmente en serio o se trata de un nuevo ejercicio de ese «quiero pero no puedo» que tanto se ha criticado desde algunos socios comunitarios durante estos años de crisis. El Consejo previsto para los próximos 27 y 28 de junio debería resolver esa duda, aunque no está claro que lo vaya a hacer por la persistencia alemana en no ceder ni un ápice en su política severa de ajustes.

Y no es que no pudiera necesitarlo en la práctica -como gran potencia exportadora, Alemania precisa de mercados donde vender sus productos y tradicionalmente sus mejores clientes han sido europeos-, es que en términos políticos difícilmente se lo podría permitir ahora dada la fuerte campaña que su opinión pública viene lanzando hace meses contra los «despilfarradores» países del sur. Con los comicios federales del 22 de septiembre cada vez más cerca, la canciller Angela Merkel parece obligada a reforzar su imagen de guardián de las esencias de la austeridad presupuestaria.

Los países del sur -y no solo ellos, pues cada vez hay más voces a uno y otro lado del Atlántico que ponen en cuestión la política de recortes de la UE- son conscientes de esta situación y prefieren ser pragmáticos; es decir, saben que ahora no pueden conseguir el visto bueno alemán a un giro importante, que sí sería posible a finales de año. Sin embargo, tampoco se van a quedar de brazos cruzados y quieren dejar ya sentadas las bases del cambio en la cumbre europea de finales de junio, llamada a servir de balance a la presidencia de turno irlandesa.

El hecho, además, de que la siguiente presidencia europea recaiga en manos de Lituania, un país fuera del euro y sin lazos especiales con los Estados del sur, hace prever que no será precisamente beligerante con las políticas de austeridad impuestas desde Alemania. Por eso, Irlanda pretende llevar a la cumbre de junio un paquete de medidas que, en la práctica, supondrían dejar en un segundo plano los ajustes presupuestarios. Y tras ella, la presidencia corresponde a Italia.

La clave es cómo financiar algunas de ellas, cuyo objeto es básicamente inyectar más dinero en la economía. A este respecto, el papel que pueda jugar el BCE resulta fundamental, empezando por rebajar el precio del dinero (del 0,75% actual al 0,50%) antes del verano.

También los instrumentos comunitarios de crédito, como el Banco Europeo de Inversiones (BEI), o los programas de cofinanciación de proyectos nacionales están llamados a jugar un papel fundamental en esa propuesta que ya se empieza a dibujar. El otro soporte llegaría de los propios Estados miembros, a los que se está dando más plazo para cumplir con el objetivo de déficit (no superar un equivalente al 3% de su PIB), a fin de que tengan algún margen para que no todo sea apretarse el cinturón.

En Tuenti

Convertir

en
Resultado
pliega/despliegaLo más leído
pliega/despliegaLo más comentado
pliega/despliegaLo último de elcorreo.com
elcorreo.com

EN CUALQUIER CASO TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS:
Queda prohibida la reproducción, distribución, puesta a disposición, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta web, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y/o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, a la que se manifiesta oposición expresa.