El Correo Digital
Miércoles, 22 octubre 2014
cubierto
Hoy 14 / 21 || Mañana 12 / 22 |
más información sobre el tiempo
Estás en: > >
Un empresario al servicio de la economía vasca

OBITUARIO | ANTÓN DE MADARIAGA

Un empresario al servicio de la economía vasca

Fallece Antón de Madariaga, impulsor de nuevas ideas, emprendedor y visionario

29.03.13 - 00:17 -
En Tuenti
CerrarEnvía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

* campos obligatorios
Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

* campos obligatorios

Conocí a Antón de Madariaga en Plencia, mi pueblo natal. Los dos fuimos de la villa marinera. Antón, aunque nació en Gorliz, se sentía de Plencia. los dos estudiamos en la Universidad Comercial de Deusto y los dos llegamos a ser alcaldes, Antón de Plencia y yo de Bilbao. Los dos también somos hijos de marinos.

Antón de Madariaga representa una generación de profesionales de la época anterior a la reinstauración de la democracia, que alcanzó por méritos propios algunos de los puestos más relevantes de la cúspide empresarial. Fue un gran estudiante y un mejor profesional. Tras su paso por el Banco de Bilbao, Iberduero y Altos Hornos de Vizcaya en puestos directivos, fue uno de los pioneros de Petronor, en donde acabó siendo director general y consejero.

A Antón de Madariaga se le recuerda como presidente de la Cámara de Comercio de Bilbao, que es donde le conocí más a fondo en su dimensión profesional, él como presidente y yo como secretario-director.

La familia Madariaga Zobaran era muy conocida en Plencia y Gorliz. Antón, el mayor de varios hermanos, capaz no sólo de ingresar en la entonces casi inaccesible Comercial de Deusto, sino también de llegar a ser el número uno en su promoción y acceder a los principales puestos de grandes empresas vizcaínas.

Antón tenía las ideas muy claras, era muy exigente en el trabajo, consigo mismo y con su equipo. Así le conocí. En la Cámara de Comercio ejerció como impulsor de nuevas ideas, emprendedor y visionario. Supo entender la situación económica del momento y, en consecuencia, establecer las prioridades, fundamentalmente el apoyo al comercio y los servicios y la defensa de la industria vizcaína, entonces en declive, potenciar el puerto, el aeropuerto y el conjunto de infraestructuras públicas, gravemente deterioradas por el abandono al que se había sometido a Vizcaya en el tardofranquismo. Madariaga tenía claro el papel de la Cámara, la defensa de los intereses generales del comercio, la industria y la navegación. De ahí que en la Cámara se escuchaba tanto a las empresas como a los trabajadores, a la patronal y a los sindicatos, lo que supuso un cambio cualitativo en el papel que hasta entonces venían desempeñando estas instituciones y, de paso, nos vimos rechazados por determinados intereses políticos y empresariales que no aceptaron nunca esa función para las cámaras, ya que las querían subordinadas a los empresarios.

Antón nos marcó un camino y nos animó a muchos a proseguir su labor en la defensa de Bilbao y Vizcaya. Yo fui uno de ellos.

Despachaba casi todos los días con el, hablábamos de todo. De esas charlas salieron muchas iniciativas que merecieron la pena. Con Fernando Pescador y los taxistas de Sondika hicimos una campaña en defensa del aeropuerto, que se pretendía desmantelar; con Ramón Martín Mateo, entonces rector de la Universidad del País Vasco, pusimos en marcha Euskoiker, una fundación que acercaba las empresas a la Universidad; se promocionó el Puerto de Bilbao con muchas iniciativas, como Termanel, Aparcavisa y otras; se fundó la sociedad de garantías recíprocas Elkargi; se fortaleció las agrupaciones de exportadores como Agex. Se puso en marcha el tribunal de arbitraje, presidido por el ilustre senador y abogado bilbaíno Mitxel Unzueta, y quién no recuerda la campaña de '22.000 amigos' en defensa del pequeño comercio, la institución de los cónsules de Bilbao y tantas otras...

Antón fue un amante de su tierra, de Euskal Herria, y un enamorado de la lectura y de la historia, que nunca renunció a identificarse y defender a su país, a pesar de que en más de una ocasión ello le supuso un importante perjuicio personal. Y eso lo conoció el propio Antón mejor que nadie en su querida Petronor.

Ha sido uno de los hombres necesarios que este país ha tenido la suerte de tener. Goian bego.

En Tuenti
Un empresario al servicio de la economía vasca
Antón de Madariaga, en la inauguración de la Torre Iberdrola. /L. Á. G.

Convertir

en
Resultado
pliega/despliegaLo más leído
pliega/despliegaLo más comentado
pliega/despliegaLo último de elcorreo.com
elcorreo.com

EN CUALQUIER CASO TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS:
Queda prohibida la reproducción, distribución, puesta a disposición, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta web, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y/o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, a la que se manifiesta oposición expresa.