Un joven confiesa haber matado a sus padres en Cáceres

Parece ser que cometió el crimen movido por asuntos económicos

E. C.CÁCERES.

Carlos Barra Quintanilla, el menor de los hijos del matrimonio hallado muerto en Cáceres el pasado lunes por disparos de escopeta, confesó ayer ser el autor del crimen. De 38 años, fue detenido en una localidad cercana a Zafra (Badajoz), a la que huyó después de cometer los asesinatos. Según la fiscalía, en su declaración no ha quedado muy claro el móvil del crimen, aunque parece ser que ha sido económico, ya que el sospechoso, consumidor habitual de cocaína, quería dinero para invitar a sus amigos.

Tras disparar a su padre, de 73 años, hizo lo mismo con su madre, de 64, que dormía en otro cuarto. Al volver a la habitación de su progenitor comprobó que no estaba muerto y le remató con un cuchillo de cocina. Barra, con antecedentes por violencia machista, aseguró que acabó con la vida de su madre para que no sufriera por la muerte de su padre.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos