La asignación tributaria a la Iglesia católica experimenta un leve descenso

A. PANIAGUAMADRID.

Los ingresos de la Iglesia católica procedentes de la asignación tributaria han experimentado un muy leve descenso. La Conferencia Episcopal recibirá 247,1 millones de euros con cargo a los contribuyentes que marcaron la equis a favor de la institución religiosa en la declaración de la renta correspondiente a 2011. Esta cantidad irá a pagar los sueldos del clero que trabajan en las más de 26.000 parroquias repartidas por toda España. El portavoz y secretario general del episcopado, Juan Antonio Martínez Camino, atribuyó la ligera disminución de lo recaudado al efecto de la crisis, lo que a su vez ha redundado en un mayor número de ciudadanos que han quedado exentos de tributar.

A la luz de los datos, la Iglesia obtiene 1,2 millones de euros menos, lo que apenas supone un descenso del 0,49%, circunstancia que hace que los obispos se declaren «moderadamente satisfechos». No es para que se disparen las alarmas, sobre todo teniendo en cuenta que el año fiscal precedente, el correspondiente a 2010, supuso un hito en cuanto a la recaudación. La proporción de declaraciones de la renta a favor de la Iglesia pasa del 35,71% al 34,83%, y su número asciende a 7.357.037.

También el portavoz de la Conferencia Episcopal expresó ayer su rechazo a la Iniciativa Legislativa Popular que busca la legalización de los vientres de alquiler. Para Martínez Camino las «personas no son cosas que se producen» y la llamada gestación subrogada atenta contra la dignidad humana, por cuanto las personas «se convocan a la existencia» a través de la «unión personal del padre y la madre».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos