El Correo Digital
Martes, 21 octubre 2014
claros
Hoy 13 / 24 || Mañana 14 / 20 |
más información sobre el tiempo
Estás en: > > >
«¡Me lo habéis quitado todo!»

en la localidad de Almassora

«¡Me lo habéis quitado todo!»

Una mujer separada y con tres hijos sufre graves quemaduras en Castellón al prenderse fuego en una sucursal que iba a desahuciarla

19.02.13 - 01:16 -
En Tuenti
CerrarEnvía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

* campos obligatorios
Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

* campos obligatorios

La tragedia de los desahucios se cobró ayer una nueva víctima -la quinta en una semana, aunque esta vez no mortal- en una entidad financiera de la localidad castellonense de Almassora. Una mujer de 47 años, separada y con tres hijos, que vende cupones para una organización de discapacitados, sufrió graves quemaduras en la mitad de su cuerpo al prenderse fuego dentro de la sucursal. Una vez más se trató de un acto de desesperación provocado, según los primeros indicios, ante un desahucio inminente. «¡Me lo habéis quitado todo!», repetía mientras la auxiliaban.
El trágico suceso se produjo apenas cinco días después de que cuatro personas se suicidaran en el plazo de 48 horas en diferentes puntos de España, entre ellos en el municipio vizcaíno de Basauri. Todos ellos se enfrentaban también al desalojo de sus respectivas viviendas habituales, bien por impago de hipoteca, bien, en uno de los casos, por tener pendiente el alquiler.
El suicidio frustrado de ayer fue protagonizado por una vecina de Almassora, cuya identidad no fue facilitada. Sí trascendió que está separada, tiene tres hijos y atraviesa dificultades económicas, aunque los vecinos que la conocen confesaron que nunca imaginaron que fuera a llegar tan lejos. La mujer entró a mediodía en la oficina de la caja rural local, Caixalmansora, y en circunstancias no aclaradas se roció con líquido inflamable. A continuación se prendió fuego y corrió a la zona del cajero. En aquel momento en la sucursal solo quedaba ya un empleado, que cogió un extintor para sofocar las llamas.
Según la dueña de un bar colindante, poco antes habían irrumpido en su establecimiento tres empleadas de la caja rural «muy nerviosas» que llamaron a la Guardia Civil y los bomberos. La hostelera se alarmó y al cabo de un rato se asomó a la calle, donde vio a aparecer a una persona «envuelta en llamas» por la puerta trasera de la sucursal. Detrás de ella corrían varios guardias civiles tratando de ayudarla. Otra testigo, vecina del piso situado encima de la entidad financiera, declaró haber escuchado primero fuertes voces que procedían del interior de la oficina; luego distinguió humo que salía del local y finalmente vio a varias empleadas que huían a la calle y gritaban.
La víctima permaneció durante veinte minutos tendida en el suelo, consciente, con la cabeza, la cara y las piernas quemadas; sobre todo, estas últimas. En todo ese tiempo no paraba de gritar: «¡Mirad lo que me habéis hecho! ¡Me lo habéis quitado todo!».
Según fuentes oficiales, un guardia civil también sufrió algunas quemaduras, de las que fue atendido en el centro sanitario local. Pero las lesiones de la mujer eran mucho más serias -quemaduras de segundo y tercer grado-, y hubo que movilizar un helicóptero para trasladarla a la unidad de quemados de un hospital de Valencia.
Desahucio por 126 euros
El suceso causó un enorme revuelo en Almassora. La Policía local cerró al tráfico una avenida para despejar el camino a la ambulancia, que condujo a la herida al campo de fútbol de la localidad, donde tomó tierra la aeronave. Mientras tanto, fueron desalojadas por precaución las viviendas que están encima de la sucursal bancaria, que sufrió importantes destrozos.
Lejos de Almassora, en La Coruña, otro desahucio también provocó incidentes. Más de 200 personas convocadas por Stop Desahucios paralizaron en la capital gallega, por segunda vez, el desalojo de una anciana de 85 años. Los concentrados, entre ellos un edil del BNG y un parlamentario gallego de IU, se enfrentaron a lo largo de la mañana con la Policía Nacional, que había acudido a la vivienda con una comisión judicial. La inquilina, Aurelia Rey, reside en un noveno piso sin ascensor y tiene unos ingresos mensuales de 365 euros. El expediente de desahucio se abrió porque en marzo de 2011 se retrasó presuntamente en el pago de los 126 euros del alquiler, aunque ella lo niega.
Ayer, los bomberos desobedecieron la orden de retirar una cadena que varias personas habían colocado en el portal para impedir el desalojo; y ello a pesar de que fueron amenazados con un expediente.

TAGS RELACIONADOS
En Tuenti
«¡Me lo habéis quitado todo!»
Las llamas destruyeron la sucursal de Almassora donde la mujer se quemó a lo bonzo. :: EFE
pliega/despliegaLo más leído
pliega/despliegaLo más comentado
pliega/despliegaLo último de elcorreo.com
elcorreo.com

EN CUALQUIER CASO TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS:
Queda prohibida la reproducción, distribución, puesta a disposición, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta web, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y/o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, a la que se manifiesta oposición expresa.