El Correo Digital
Martes, 16 septiembre 2014
nuboso
Hoy 15 / 29 || Mañana 20 / 29 |
más información sobre el tiempo

editorial

Torres, al mando

El escándalo social crece entre la dilación de los procedimientos judiciales y el silencio excesivo de terceros concernidos

19.02.13 - 01:31 -
En Tuenti
CerrarEnvía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

* campos obligatorios
Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

* campos obligatorios

La declaración que el pasado sábado prestó Diego Torres ante el juez Castro ha ido acompañada de la publicación de algunos de los correos electrónicos que le entregó a este. Los mensajes describirían parte de las actividades que Torres ha ido revelando selectivamente por el conflicto de intereses que mantiene con Urdangarin en el procedimiento judicial en curso. Es lógico pensar que la iniciativa de Diego Torres no trata de documentar la licitud de su conducta sino describirla como parte integrante de una amplia red de complicidades en la que su responsabilidad quede diluida o con un rango muy inferior al de Urdangarin. Cabe suponer igualmente que no persigue tanto condicionar la tipificación jurídica de su comportamiento en la instrucción de la causa como generar un estado de opinión que, involucrando a la Casa del Rey, le exonere parcial e indirectamente. Por aborrecible que resulte el proceder de Diego Torres, y aunque haya razones para colegir que intenta extender sospechas con el propósito último de distraer pruebas, el imputado está valiéndose de su derecho a la defensa como lo está haciendo Urdangarin mediante tácticas y recursos distintos que pueden ser igualmente reprobables. Su elusivo enrocamiento ha acabado provocando que Torres haya pasado de alentar la posibilidad de que la infanta Cristina sea imputada a situar al propio Rey como conocedor de las gestiones de su yerno. La única manera que existe de evitar que tales estrategias dañen aún más a terceros es que el procedimiento judicial no se vea afectado por la multiplicidad de actos presuntamente delictivos en la trayectoria asociada de Urdangarin y Torres cuando estos coinciden en dilatar la agenda procesal. Pero la preeminencia de la vía judicial para esclarecer el 'caso Nóos' tampoco impide a las personas e instancias señaladas públicamente por las informaciones que dosifica Torres salir al paso de estas. Tan importante como que la Justicia se pronuncie cuanto antes en un asunto que escandaliza a la sociedad es que su resultado final depure todas las responsabilidades contraídas por quienes sean encausados. Mientras tanto el silencio de terceros concernidos puede ser interpretado por los ciudadanos como sinónimo de indiferencia, de sometimiento al chantaje moral o fáctico, e incluso de deliberada opacidad.

TAGS RELACIONADOS
En Tuenti
elcorreo.com

EN CUALQUIER CASO TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS:
Queda prohibida la reproducción, distribución, puesta a disposición, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta web, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y/o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, a la que se manifiesta oposición expresa.