El Correo Digital
Miércoles, 24 septiembre 2014
claros
Hoy 13 / 20 || Mañana 12 / 19 |
más información sobre el tiempo
Estás en: > > >
Desactivada la alerta por posibles desbordamientos excepto en la cuenca del Zadorra

el temporal da una tregua y remiten las precipitaciones

Desactivada la alerta por posibles desbordamientos excepto en la cuenca del Zadorra

El Cadagua anegó bajos y garajes en Alonsotegi y Güeñes, problemas que se repitieron en Álava y Gipuzkoa

09.02.13 - 01:14 -
En Tuenti
CerrarEnvía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

* campos obligatorios
Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

* campos obligatorios

La consejera vasca de Seguridad, Estefanía Beltrán de Heredia, ha ordenado este sábado la desactivación de la fase de pre-emergencia del Plan de Emergencia Frente a Inundaciones, excepto en la cuenca del Zadorra.

Según ha informado la Consejería de Seguridad, la consejera ha tomado esta decisión teniendo en cuenta la situación de las cuencas hidrográficas y la previsión meteorológica, que ha dado por finalizado el aviso amarillo por precipitaciones superiores a 60 l/m2 en 24 horas en la vertiente cantábrica, activado este pasado viernes, cuando se contabilizaron 76 l/m2 en Balmaseda y 69,6 l/m2 en Berastegi.

La previsión de la Agencia Vasca de Meteorología, Euskalmet, para hoy es que las lluvias sean más débiles durante la primera mitad del día, sobre todo en la vertiente cantábrica y en el oeste de Euskadi, y la cota de nieve rondará los 500 metros. Se espera que las precipitaciones disminuyan por la tarde, aunque para mañana, domingo, Euskalmet apunta la posibilidad de nuevas lluvias con probabilidad de tormentas con granizo y la cota de nieve en torno a los 600 metros.

Seis puertos de la red secundaria están cerrados esta mañana o son necesarias cadenas para turismos, como son Altube, Orduña, Herrera, Bernedo y Opakua (Álava) y Bikotzgane (Bizkaia). El Departamento de Seguridad recomienda precaución también por la nieve en otros pasos de montaña, como Aiurdin, Gárate, Azazeta, Zaldiaran y Barrerilla (Álava); Barazar, Kanpazar y La Escrita (Bizkaia), y Gontzegaraigane (Gipuzkoa).

Una jornada difícil

El temporal que castiga en los últimos días a Euskadi llevó ayer el temor a numerosos municipios de la comunidad al desbordarse varios ríos en los tres territorios. En Bizkaia, las intensas precipitaciones caídas durante toda la semana terminaron por hacer rebosar el Cadagua a su paso por Las Encartaciones. Güeñes y Alonsotegi fueron las localidades más afectadas. A las cinco de la madrugada el río ya se había salido de su cauce, obligando a la Ertzaintza a alertar a los inquilinos de varias viviendas a fin de que retirasen los coches aparcados cerca de la ribera. En torno a las ocho y media de la mañana las crecidas llegaron a su punto más alto y el Departamento de Seguridad elevó la alerta a naranja por riesgo de inundaciones.
Verónica Cifuentes fue una de las residentes que retiró su coche de una carretera que quedó completamente anegada. «Solo llevo un año viviendo aquí y me habían dicho que el río podía crecer, pero no me esperaba esto», admitió. Otro vecino apuntaba: «En los bajos sí ha entrado agua, pero ha sido a través del retrete», detalló la propietaria de un primer piso, Toñi, quien afirmó haber visto a uno de los vecinos pescando desde el propio portal. «A las diez de la mañana estaba tirando la caña desde aquí para ver si cogía algo», explicaba de pie, junto al portero automático. La idea no resulta tan descabellada si se tiene en cuenta que durante las inundaciones vividas en Güeñes en junio del 2008 un barbo se llegó a colar en el portal del mismo edificio. En esta ocasión la diferencia la marcó una nueva rampa de acceso construida para un residente en silla de ruedas. Su colocación evitó la entrada de agua.
También en Güeñes, en el barrio de La Quadra, el río ocultó un camino por completo y llegó a lamer las paredes de un edificio de viviendas. «A las cinco de la mañana el agua se llevó un contenedor», describió un concejal del Ayuntamiento, Mikel Bajo. El edil criticó que hace años el propietario de una estación eléctrica colindante solicitó permiso para dragar el lecho hasta un antiguo puente romano de cinco ojos. «El Gobierno vasco no se lo permitió. También nos dijeron que estas viviendas no se tenían que haber construido aquí», explicó.
El agua también hizo acto de presencia en el barrio de Pertxeta, en Alonsotegi, donde los vecinos tuvieron que trasladar igualmente sus vehículos. Josu Sandin retiró a primera hora de ayer su moto con el agua ya por las rodillas. «A pesar de todo, la situación ha mejorado mucho aquí desde que rebajaron la presa», remarcó. Él todavía tenía fresco el recuerdo de la crecida ocurrida hace cuatro años, cuando tuvo que evacuar a una vecina embarazada con una barca.
Problemas por el Zadorra
En Álava, los mayores problemas se registraron en Vitoria. El deshielo de las últimas nieves y la abundante lluvia provocaron desbordamientos puntuales del Zadorra y del Santo Tomás a su paso por la capital y los pueblos más próximos. La rápida crecida de los ríos obligó a cerrar por precaución y de forma puntual calles tan transitadas como la Avenida del Zadorra y La Presa, en Abetxuko, y provocó inundaciones en las localidades de Arkaute, Elorriaga y Asteguieta. En esta última población, los servicios de emergencia del Ayuntamiento llegaron a ofrecer alojamiento temporal a los residentes de las viviendas más cercanas al cauce. El nivel de alerta superó incluso la situación vivida hace apenas tres semanas.
El embalse de Ullíbarri subió 40 centímetros en veinticuatro horas y se situó por encima del 91% de su capacidad. La preocupante situación llevó a la Mesa de Emergencias a reunirse con carácter urgente por la tarde. Tras analizar el nivel de ríos y pantanos, además de las previsiones meteorológicas que aventuran precipitaciones abundantes para las próximas jornadas, se acordó mantener el desembalse en 30 metros cúbicos por segundo hasta últimas horas ayer para, posteriormente, incrementarlo hasta los 45 metros cúbicos por segundo. Hoy, volverá a evaluar si es posible un nuevo incremento en el vertido que permita generar una mayor capacidad en Ullíbarri.
Estas fuertes crecidas volvieron a poner en jaque a los vecinos de los pueblos próximos a los cauces, que ya sufrieron los efectos de las inundaciones del pasado mes de enero. Los de Elorriaga y Arkaute se ocuparon de sellar desde primeras horas de la tarde todas las puertas de sus casas con sacos de arena que repartieron los bomberos de Vitoria. «Hemos colocado en alto todos los muebles para evitar que el agua los cubra, como nos pasó el mes pasado, que entró y llegó a un nivel de 40 centímetros», rememora Esther Berganzo. «Y así parece que estaremos toda la semana que viene, aunque de ésta parece que nos hemos salvado», auguró.
En Gipuzkoa, las precipitaciones provocaron la crecida de numerosos ríos, principalmente el Oria y Urumea. En esta última cuenca, las aguas se desbordaron y anegaron, por segunda vez en dos meses, uno de los campos de rugby de Hernani. Mientras, el Oria se desbordó a su paso por Andoain, anegando varios garajes.

En Tuenti
Desactivada la alerta por posibles desbordamientos excepto en la cuenca del Zadorra
Gabino Tellaetxe y Jesús Aletxa observan con preocupación el desbordamiento del Cadagua en Alonsotegi. /Fernando Gómez
Desactivada la alerta por posibles desbordamientos excepto en la cuenca del Zadorra
Miembros de Cruz Roja observan el brutal caudal. /Fernando Gómez
Desactivada la alerta por posibles desbordamientos excepto en la cuenca del Zadorra
Un tranvía en el barrio inundado de Abetxuko, en Vitoria. / Iosu Onandia
pliega/despliegaLo más leído
pliega/despliegaLo más comentado
pliega/despliegaLo último de elcorreo.com
elcorreo.com

EN CUALQUIER CASO TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS:
Queda prohibida la reproducción, distribución, puesta a disposición, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta web, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y/o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, a la que se manifiesta oposición expresa.