El Correo Digital
Viernes, 25 julio 2014
claros
Hoy 18 / 24 || Mañana 17 / 26 |
más información sobre el tiempo
Estás en: > >
Dragones helados

CRÍTICA DE CINE

Dragones helados

20.01.13 - 02:12 -
En Tuenti
CerrarEnvía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

* campos obligatorios
Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

* campos obligatorios
Tercer capítulo de una trilogía desarticulada que tuvo su origen en 'Dragon Hill: la colina del dragón' (2002), una meritoria producción que se hizo con el Goya en la misma categoría en la que está nominada 'El corazón del roble'. Dirigen Ricardo Ramón ('Aita, zonbia naiz') y Ángel Izquierdo ('El cubo mágico'), cabezas de ratón en una industria superreducida que aún trata de asimilar la transición entre papel y el storyboard digital: la estaticidad de los fondos, el eco y la rigidez de las formas y las texturas de los personajes, son algunos de los handicaps de una película que abraza el modelo de las ancianas fábulas paternalistas para advertirnos de las apocalípticas consecuencias del cambio climático: elfos, magos y dragones en un tiempo remoto en el que la glaciación ha cubierto el planeta con un manto helado.
Un universo paleomítico, en el que reina la magia y el culto a unas divinidades caprichosas, es el escenario de una aventura infantil que vincula las influencias tolkianas con la ficción extraterrestre, dando lugar a una sucesión de desencuentros con viejos conocidos que sirven para reforzar los lazos de 'El corazón del roble' con 'Dragon Hill' y 'El cubo mágico'. Al espectador adulto no le queda más remedio que silenciar sus protestas y asumir con sarna su condición de rehén de una trama infantiloide, pero el público menor disfrutará con gusto un metraje en el que la acción slapsticka viene precedida de infinitos mensajes aleccionadores.
Una vez más, y son tantas, 'El corazón del roble' apela a las más rústicas formas del método orwelliano para colonizar la mente de sus espectadores, cuando es el ejemplo -la llama de la emoción- el que mejor sirve para inculcar la retahíla de valores que a menudo infectan de moralina las películas animadas. Difícil, cuando imposible, que la cinta resulte premiada con el Goya al mejor largometraje de animación (compite con 'Wish Fish' y 'Las aventuras de Tadeo Jones'), pero interesa que sus directores sigan puliendo las formas de un prototipo que podría resultar en una secuela interesante.
TAGS RELACIONADOS
En Tuenti
Dragones helados
Pasarelas de moda
Fotos de las propuestas de todos los diseñadores
elcorreo.com

EN CUALQUIER CASO TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS:
Queda prohibida la reproducción, distribución, puesta a disposición, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta web, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y/o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, a la que se manifiesta oposición expresa.