El Correo Digital
Miércoles, 22 octubre 2014
claros
Hoy 11 / 18 || Mañana 7 / 22 |
más información sobre el tiempo
Estás en: > >
Feliz como una perdiz

GENTE

Feliz como una perdiz

Carolina Cerezuela proclama haber alcanzado el nirvana en su papel de madre y esposa

19.01.13 - 02:16 -
En Tuenti
CerrarEnvía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

* campos obligatorios
Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

* campos obligatorios
Donde dijo digo dice Diego. O más bien, dice Carla, Carlos e incluso ha dicho 'sí quiero'. Cómo sería de reticente Carolina Cerezuela para la cosa del matrimonio que ella se autodenominaba «novia a la fuga». Pero por la boca muere esta actriz y abogada laboralista, hiperactiva, 'curranta' y cabezota. Ahora es la esposa más feliz del mundo. «Ya he conseguido casar a la Cerezuela» escribió el tenista Carlos Moyá, su hoy marido, en Twitter el día que por fin la llevó a altar. «Me lo restregó hasta el último momento», bromea ella. Tampoco decía tener prisa para la maternidad... Y, sin embargo, a sus 33 años recién cumplidos (los hizo el lunes, 14 de enero) acaba de ser madre por segunda vez. «Estoy muy sensible, tengo tan reciente el parto que todavía me emociono», confesaba Cerezuela esta semana durante el acto de promoción de Dodot Sensitive, los pañales que asegura ponerle a su recién nacido.
«Quiero transmitir a las madres recientes el mensaje de que lo van a hacer bien, que no se dejen asustar, que se fíen de su instinto». Ella lo ha hecho. «He recibido mil consejos, pero al final, he seguido lo que me dictaba el corazón y me funciona». Claro que Cerezuela «esos miedos a quedarte sola con el bebé o a que el crío deje de respirar» nunca los ha tenido. No le ocurrió ni con su primogénita, Carla, que ahora tiene dos años y cuatro meses. «He nacido para ser madre», proclama a los cuatro vientos. Lo suyo es una apología de la maternidad en sesión continua. Ha sufrido dos cesáreas, pero asegura que volvería a pasar por ello «mil veces». La única «pena» que tiene es «no haber sabido lo que son las contracciones». Sus amigas alucinan.
«Disfruto con un bebé entre las manos -prosigue imparable Carolina-. No he encontrado nada que me llene más que mis hijos y mi familia. Antes esto era solo cosa de mujeres, pero ahora los padres lo comparten todo, desde el momento del parto. Carlos es el primero que ha querido estar presente. 'Si me pierdo esto me da algo', me decía».
Y por poco le da algo, porque el alumbramiento de su segundo hijo se adelantó por consejo médico y a Moyá le pilló en un avión. Llegó a tiempo, a pesar de todo. «Esperamos a que bajara del avión y llegara a la clínica». Y es que Cerezuela (en las antípodas de famosas como Mónica Cruz que ha recurrido al donante anónimo), «considera que la figura del padre es fundamental». «Carlos no me ayuda -precisa-. Carlos cría a sus hijos igual que yo. Y tiene mucha mano para dormirles». El pequeño es «tragón y dormilón», pero si algún día llegara a desvelarse, su madre jura que nunca le aplicará el método Estivill. «Nosotros somos muy de bracitos y de mimos. Mi instinto me dice que el bebé cuanto más pegadito mejor».
Apegada a su madre
Este sistema se lo aplica a sí misma pues todavía no se ha despegado de su madre. «Para mí es un pilar único y fundamental. Una persona a la que admiro, me enseña mucho cada día. Estoy muy apegada, lo reconozco. De niña, hasta dejaba de jugar en la calle para ir a casa y estar con ella». Lo mejor de todo (y lo más difícil) es que Moyá también adora a su suegra. «Es que se han juntado una suegra que es un encanto y un yerno maravilloso», bromea Carolina inmersa en su particular nirvana. Pronto se reincorporará como jurado del concurso 'Tu cara me suena'. De momento, la cara que le suena es la de su bebé... «Se parece mucho a su hermana y de rebote a su padre».
Mientras media España se desespera por encontrar un empleo, Cerezuela se da el lujo de rechazar ofertas. «Soy consciente de ser una privilegiada y doy gracias cada día, pero he trabajado duro para poder permitirme ahora este paréntesis. Es que para mí no hay nada que esté por encima de mi familia. Cuando iba a Barcelona a hacer 'Tu cara me suena' regresaba en el puente aéreo de las seis de la mañana para estar en casa cuando se despertara mi hija. Para nosotros irnos un fin de semana sin los niños es implanteable, perdemos la capacidad de disfrutar. Pero, ojo -advierte la actriz con un guiño-, que los niños también duermen... Y nosotros como pareja seguimos teniendo nuestros momentos y nuestro sitio».
TAGS RELACIONADOS
En Tuenti
Feliz como una perdiz
Carolina Cerezuela cumplió 33 años el pasado 14 de enero. :: R.C.
Pasarelas de moda
Fotos de las propuestas de todos los diseñadores
elcorreo.com

EN CUALQUIER CASO TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS:
Queda prohibida la reproducción, distribución, puesta a disposición, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta web, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y/o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, a la que se manifiesta oposición expresa.