El Correo Digital
Miércoles, 23 julio 2014
sol
Hoy 15 / 27 || Mañana 17 / 25 |
más información sobre el tiempo
Estás en: > >
El nacimiento de un mito

CRÍTICA DE CINE

El nacimiento de un mito

18.01.13 - 01:59 -
En Tuenti
CerrarEnvía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

* campos obligatorios
Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

* campos obligatorios
Un 'western' al margen, geográfica y sentimentalmente inclinado hacia el sudeste (italiano), político, bravucón y macarra, quintaesencia del cine de síntesis obrado por un autor que ha sofisticado hasta el extremo las marcas irregulares del exploitation. Suena la música de Luis Bacalov, y Tarantino exclama ¡Sergio Corbucci! en letras mayúsculas, subrayando su nombre con un zoom violento en el que carga de dinamita la cámara.
En 'Django desencadenado', reinvención desestructurada del clásico de Corbucci, Tarantino ataca el nacimiento de un mito desde unas coordenadas en las que coinciden Sigfrido y Beatrix Kiddo, dos diablos vengadores que se hibridan para dar forma a un personaje sometido -como toda la película- a un profundo examen de identidad. En el fondo, y Tarantino lo explicita en la escena más cómica del metraje, 'Django desencadenado' es una querella contra la obra más admirada y polémica, de D.W. Griffith: 'El nacimiento de una nación', una apología de racismo que ya fue objeto de una revisión cómica por parte de Mel Brooks ('Blazing Saddles'). Sin embargo, el director de 'Kill Bill' no se detiene en lo cómico, sino que dibuja su particular corte de mangas a John Ford y Griffith a través de un montaje que obvia los clásicos para situar su horizonte de referencia en las filmografías de Corbucci ('El gran silencio') y Sergio Leone ('¡Agáchate, maldito!').
Obviamente, en su último trabajo Tarantino no desdeña el gusto por la autocita, una seña de identidad que alcanza su momento de gloria cuando Jules ('Pulp Fiction') se apodera del cuerpo de un Samuel L. Jackson que interpreta una versión encabronada del tío Tom, de H.B. Stowe. La digresión tarantiniana bascula entre los diálogos y una puesta en escena que culmina en una autoinmolación que viene precedida de un exagerado travelling circular. Es un gesto radical que rebosa significado: ahora 'Django' existe por sí mismo, y vive libre sin la tiranía de su creador.
TAGS RELACIONADOS
En Tuenti
El nacimiento de un mito
Pasarelas de moda
Fotos de las propuestas de todos los diseñadores
elcorreo.com

EN CUALQUIER CASO TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS:
Queda prohibida la reproducción, distribución, puesta a disposición, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta web, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y/o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, a la que se manifiesta oposición expresa.