Un francotirador mata en pleno centro de Moscú al capo mafioso más influyente de Rusia

La víctima se llamaba Aslán Usoyán, pero en el mundo del crimen se le conocía como el 'abuelo Hasán'

RAFAEL M. MAÑUECO CORRESPONSALMOSCÚ.

Un francotirador acribilló ayer en pleno centro de Moscú, muy cerca de la Embajada de España, al capo mafioso ruso más influyente. Se llamaba Aslán Usoyán, pero en el mundo del crimen se le conocía como el 'abuelo Hasán'. De origen armenio, Usoyán nació en 1937 en Georgia y puso bajo su dominio a los principales grupos criminales de Moscú. De ese modo, se ganó el rango de 'vor v zakone' (ladrón dentro de la ley), la máxima jerarquía en el mundo del hampa ruso.

Usoyán, que actualmente no tenía ninguna causa pendiente con la Justicia, había terminado de comer en el restaurante Karetni Dvor, en la calle Povarskaya, y salió al exterior. No tuvo tiempo de subir a su vehículo cuando desde la azotea de un teatro situado enfrente se realizaron varios disparos. El capo fue alcanzado en la cabeza y en el tórax. Llegó en estado de coma al hospital, pero falleció a los pocos minutos. Resultó también herida una mujer, al parecer, empleada del local.

El Ministerio del Interior explicó que la Policía halló enseguida el arma homicida, un fusil Dragunov con mira telescópica y silenciador, empleado habitualmente por las fuerzas especiales del Ejército ruso. En la terraza del teatro, según detallaron los agentes, encontraron también seis casquillos de 9 milímetros de calibre, una silla y un desgarrón de ropa. Las fuerzas de seguridad ya han desplegado un importante dispositivo en el depósito a donde fue enviado el cadáver para garantizar la vigilancia en previsión de quienes puedan acudir.

Tercer atentado

No es la primera vez que Usoyán sufría un atentado. Intentaron matarle en Sochi, en 1998, y en Moscú en 2010. Su asesinato, en opinión del presidente del comité parlamentario de Seguridad, Alexánder Jinshtein, «puede provocar un conflicto entre grupos criminales». El capo, que había vivido años antes en San Petersburgo, tenía como principales fuentes de enriquecimiento la venta de armas, el tráfico de drogas y el juego ilegal. Tenía también negocios legales en el sector de la minería.

El último crimen de este tipo se produjo hace dos años en Stávropol. Vladímir Slezáyev, otro 'vor v zakone', fue ametrallado en su casa junto con siete miembros de su familia y amigos. En 28 de julio de 2009, también al salir de un restaurante de Moscú, fue tiroteado Viacheslav Ivankov, alias 'Yapónchik' (japonesito). Era entonces la máxima autoridad de la mafia rusa. Tras debatirse entre la vida y la muerte, Ivankov falleció dos meses más tarde y tuvo uno de los entierros más espectaculares y multitudinarios que se recuerdan en Moscú.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos