Una irreconocible Esther Cañadas acude en apoyo de Gibernau, su ex

La modelo ha lucido generosas curvas en su reaparición pública

Aspecto de ahora y de antes de Esther Cañadas./
Aspecto de ahora y de antes de Esther Cañadas.

Lejos quedaron los tiempos en los que Esther Cañadas destacó por su extrema delgadez y su rostro anguloso. Ahora luce unas pronunciadas curvas. Tras un tiempo alejada de la vida pública, la exmodelo viajó ayer a Barcelona para testificar a favor de su ex, Sete Gibernau, con el que estuvo casada durante un año. El piloto de motos está acusado de haber cometido un presunto fraude fiscal de 2,8 millones. Sete sostiene que su residencia estaba fijada en Suiza y que no tenía que declararlos, y aporta el testimonio de su ex. Cañadas, ya retirada de las pasarelas, fue una de las modelos más cotizadas en los 90.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos