El Correo Digital
Martes, 2 septiembre 2014
sol
Hoy 15 / 25 || Mañana 13 / 28 |
más información sobre el tiempo
Estás en: > >
Marea humana en un Pagasarri tropical

XXII edición

Marea humana en un Pagasarri tropical

El sol y el calor propiciaron una afluencia masiva a la tradicional marcha al techo de Bilbao

24.12.12 - 02:17 -
En Tuenti
CerrarEnvía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

* campos obligatorios
Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

* campos obligatorios
Corría el año 1912 cuando el Club Deportivo de Bilbao ideó un nuevo reto montañero: ascender el techo de la capital vizcaína lo más rápido posible. Al desafío le llamaron Copa Pagasarri, cuya cima se encuentra a 673 metros de altitud sobre el nivel del mar. Cuentan las crónicas que miles de vecinos de la villa se echaron a los caminos y cunetas para ver ascender a toda velocidad a los atletas. Subían jadeando y resoplando, encordados en grupos de cuatro o cinco valientes. Sólo había una regla: estaba prohibido correr. La prueba se celebró durante seis años. Y tuvo gran éxito, antes de caer en un prolongado olvido.
Justo un siglo después de aquella primera ascensión organizada, la marcha al Pagasarri promovida por la BBK se ha convertido en una referencia y en un día de fiesta que ningún aficionado al monte se quiere perder en vísperas de la Navidad. Con la de ayer ya van 22 ediciones. «Hemos recuperado el espíritu de aquellos pioneros, que si bien llevaban a cabo una competición, también es cierto que lograban sacar a la gente de sus casas para arrastrarla a las faldas de nuestro pico más querido», valoraba ayer Juanjo San Sebastián, ochomilista y miembro del comité promotor de la iniciativa.
Ayer, 9.000 vizcaínos siguieron los pasos de aquellos primeros montañeros. Y lo hicieron con brío y empuje, animados por unas temperaturas que pueden calificarse de tropicales para un 23 de diciembre. A mediodía, el mercurio llegó a marcar 21 grados en la cima. Los forros polares y las chamarras cortavientos de ediciones anteriores dejaron paso a los polos y las mangas de camisa.
La subida arrancó a las nueve de la mañana desde la Gran Vía. Unos minutos antes, el escalador y artista francés Antoine Le Menestrel ofreció un espectáculo que dejó boquiabiertos a las miles de personas que se arremolinaban junto al arco de salida. El especialista galo 'danzó' por la fachada de la sede de la BBK, desafiando al vacío, en un fino y emocionante número acrobático.
Tras la actuación, la desbandada general. El grueso de la marcha -mucha gente salió con anterioridad- partió hacia Rekalde y El Peñascal, donde comenzaron a ascender el monte por la pista que queda entre las dos canteras. Por el camino se podían ver muchas camisetas que se entregan como recuerdo en marchas o pruebas atléticas. En el pelotón se podían identificar zamarras de la Maratón Alpina Galarleiz, la Mame (Medina de Pomar) o hasta de la San Silvestre Vallecana.
Pero ayer no sólo había montañeros avezados. Para algunos fue su primera vez. Como Aida Gutiérrez. Una joven de Castro que nunca había ascendido al Pagasarri. «No soy de ir al monte; me gusta más la playa, pero he de reconocer que tiene su encanto, sobre todo por estas vistas», afirmaba la joven, señalando a un Bilbao que refulgía a sus pies. El sol brillaba con fuerza en el titanio del Guggenheim y el vidrio de Torre Iberdrola.
«Caldo no, mejor un mojito»
La música de la fanfarria Ardoa Barrura animó la caminata en el punto donde se unen las sendas que suben desde El Peñascal y Larraskitu. De ahí en adelante quedaban las rampas más duras, destacando el tramo final, donde se encararon dos kilómetros con pendientes medias de entre el 12 y el 15%.
En la cima, a la que los primeros mendizales llegaron sobre las 10.30 horas, tras cubrir 9,5 kilómetros y salvar un desnivel de 650 metros, los asistentes daban cuenta de un buen bocadillo y un caldo, que ayer más que nunca estaba fuera de lugar. «Mejor un mojito con hielo para refrescarse», bromeaba un joven. En las campas cercanas a la cumbre, cientos de personas daban cuenta del hamaiketako.
La fiesta se prolongó durante bien entrado el mediodía. Si bien no fue la marcha más multitudinaria que se recuerda -algún año ha habido más de 10.000 almas-, la de ayer fue un notable éxito, sobre todo porque al cambiar el método de inscripción -ya sólo se puede confirmar la asistencia vía Internet- pudo haber «mucho despistado». «Estamos muy contentos», valoraba San Sebastián. «Ha sido una de las más redondas y bellas», añadió.
TAGS RELACIONADOS
En Tuenti
9.000 vizcaínos cambiaron los forros polares por los polos en su ascensión al techo bilbaíno. :: FOTOS MITXEL ATRIO
Te ofrecemos todos los eventos de cada día: teatro, conciertos, exposiciones...
elcorreo.com

EN CUALQUIER CASO TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS:
Queda prohibida la reproducción, distribución, puesta a disposición, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta web, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y/o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, a la que se manifiesta oposición expresa.