Ramsés III, el faraón degollado

Los expertos han hallado en su momia una profunda cuchillada y sospechan que fue víctima de una traición planeada por su esposa Tiye y su hijo Pentawere

PEDRO SAN JUANBILBAO.
El faraón Ramsés III./
El faraón Ramsés III.

Miembros del harén del faraón Ramsés III, que se cree que reinó desde 1.186 hasta 1.155 antes de Cristo, le rajaron la garganta en un intento de golpe de Estado, según una investigación publicada en 'British Medical Journal'. El hallazgo de papiros del juicio a los conspiradores ha revelado esta teoría de la trama. La trama fue encabezada por Tiye, una de sus dos mujeres conocidas, y su hijo, el príncipe Pentawere, quien heredaría el trono, pero no está claro si el complot se realizó con éxito o no.

El destino de Ramsés III ha sido durante mucho tiempo objeto de debate entre los egiptólogos. Ahora, un equipo de investigadores dirigido por el doctor Albert Zink, del Instituto de Momias y el Hombre de Hielo de la Academia Europea de Bolzano, en Italia, llevó a cabo detallados análisis antropológicos y forenses sobre las momias de Ramsés III y un hombre desconocido que se sospecha era su hijo.

Las tomografías computarizadas de Ramsés III revelaron una herida ancha y profunda en la garganta de la momia, probablemente causada por una cuchilla afilada y que podría haberle causado la muerte inmediata. Además, los científicos encontraron en el interior de la herida un amuleto de ojo de Horus, probablemente introducido por los embalsamadores durante el proceso de momificación para promover la curación, agregan los investigadores. El cuello fue cubierto por un collar de capas gruesas de lino.

El hijo estrangulado

El análisis de la otra momia, la del hombre desconocido, reveló una edad de 18-20 años, mientras que un tórax hinchado y comprimido con pliegues cutáneos alrededor del cuello sugiere acciones violentas que condujeron a su muerte, como la estrangulación. Además, el cuerpo no fue momificado de la forma habitual y se cubrió con un «ritual impuro» de piel de cabra que podría interpretarse como un castigo. El análisis de ADN reveló que las momias comparten el mismo linaje parental, «lo que sugiere que eran padre e hijo», dicen los egiptólogos. Los autores creen que este hombre «es un buen candidato para ser Pentawere», ejecutado por su traición.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos