El Correo Digital
Lunes, 20 octubre 2014
sol
Hoy 13 / 27 || Mañana 15 / 22 |
más información sobre el tiempo
Estás en: > >
Fuera de juego

CRÍTICA DE CINE

Fuera de juego

09.12.12 - 02:09 -
En Tuenti
CerrarEnvía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

* campos obligatorios
Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

* campos obligatorios
Lo único original en esta inofensiva comedia romántica del director italiano afincado en Hollywood Gabriele Muccino, es que el telón de fondo argumental se desarrolla en el mundo del fútbol: no del fútbol americano, sino del fútbol tal y como nosotros lo conocemos o, como ellos lo llaman, 'soccer'. Porque, 'Un buen partido' se centra en los avatares que rodean la vida de un exfutbolista, que intenta recuperar a su hijo después de su separación matrimonial. Otra cosa que llama poderosamente la atención en este descafeinado enredo es el poco partido -y nunca mejor dicho- que se saca a un plantel estelar de órdago a la grande, abandonado a su suerte por culpa de un guión con más agujeros que un colador.
Así pues, balones fuera los lanzados en esta ocasión por el autor de 'En busca de la felicidad', empeñado en mostrar los sentimientos reencontrados de un padre, deportista hasta las cachas, al que da vida un pasado de vueltas Gerard Butler. Además, la escenografía propia del caso, los mismos rifirrafes sentimentales e intimistas entre los distintos protagonistas -sin olvidar a las calenturientas mamás implicadas en las jugadas de los alevines infantiles que figuran en la película- hay que llenarlos de personajes y situaciones creíbles, en su misma textura humana y también en su devenir temporal.
Pero en 'Un buen partido' -cuyo título original es 'Playing for Keeps' ('Jugando en serio')-, a medida que avanza la narración aumenta su debilidad lógica, su incapacidad para despertar despertar emociones. Sobre todo porque la clave argumental es poco convincente y los driblings de cuantos aparecen implicados en el relato carecen de fundamento. Así que una vez más, lástima, se ha caído en el fuera de juego de una parte sustancial del cine norteamericano actual: la inverosimilitud como consumación. En suma, al poco afortunado Gabrile Muccino le ha ocurrido aquí lo que a aquel delantero ramplón. Que era tan mal jugador, que metió un gol y cuando pasaron en televisión la repetición, lo falló.
TAGS RELACIONADOS
En Tuenti
Fuera de juego
Pasarelas de moda
Fotos de las propuestas de todos los diseñadores
elcorreo.com

EN CUALQUIER CASO TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS:
Queda prohibida la reproducción, distribución, puesta a disposición, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta web, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y/o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, a la que se manifiesta oposición expresa.