El Correo Digital
Viernes, 25 abril 2014
claros
Hoy 7 / 17 || Mañana 10 / 18 |
más información sobre el tiempo
Estás en:

SE SINCERA

Judit Mascó: «No me creo lo de la media naranja»

Decepcionada con los actuales líderes políticos, la modelo afirma que «han intentado utilizarme a favor y en contra del soberanismo»

08.12.12 - 02:18 -
En Tuenti
CerrarEnvía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

* campos obligatorios
Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

* campos obligatorios
He aquí una mujer que no le pide nada a 2013. Nada, salvo seguir como está. ¿Y cómo está Judit Mascó a sus 43 años? «Plena». Esa es la palabra que más repite la modelo. Tiene un matrimonio estable, cuatro hijas de entre quince y seis años y una agenda profesional cargada de proyectos, a los que pronto se sumarán las típicas actividades de mamá en epóca prenavideña: «La coral de las niñas, las clases abiertas de danza&hellip». Mascó presentó el martes en Barcelona la nueva colección de Unión Suiza, firma de joyería de la que ella es imagen. «Vivimos tiempos terribles, pero yo defiendo a esta empresa familiar que ha sabido adaptarse a todos los bolsillos».
Su joya favorita apenas lleva unos sencillos y diminutos brillantes. «Es el anillo de pedida de mi chico. Él entonces era estudiante y no le alcanzaba para más. Cuando me lo dio yo me iba a trabajar a Nueva York. Y esa joyita me unió mucho a él». Mascó siempre ha distinguido muy bien entre su trabajo y su vida. «Nunca se me fue la cabeza, quizá por los valores que me inulcaron mis padres. Además, mi trabajo me encanta pero nunca me ha hecho totalmente feliz. Nunca ha estado por encima de mis sentimientos. Por eso a los 22 años, en lo más alto de mi carrera, cuando vivía en París, sufrí una crisis y renuncié al sueño de ser una 'supertop'. No soportaba estar demasiado tiempo lejos de los míos».
18 años con su novio
Hoy puede asegurar que la apuesta le salió bien. Goza de gran prestigio como modelo y lleva 18 años unida a su novio de entonces, el abogado Eduardo Vicente. «Los rumores de separación del verano pasado me sorprendieron. Nosotros seguimos unidos. Es imposible un enamoramiento para toda la vida pero cuando te haces mayor te das cuenta de que hay que avanzar en paralelo. Yo no me creo lo de la media naranja. Él es una naranja y yo la otra. Cada uno con su trabajo, sus aficiones&hellip Pero tiene que haber muchos puntos en común. También admiración mutua, y nosotros la tenemos. Yo soy muy independiente. Me gusta conservar mi parcela personal con las amigas. Hay tiempo para todo».
Pese a estar en una posición privilegiada, Mascó adelanta que las fiestas navideñas en su hogar este año serán austeras. «Hay que dar ejemplo y yo quiero ser comprometida». Hija de maestros, educada en la solidaridad, Judit, que adoptó a su tercera hija en Haití, es miembro del patronato de la Fundación Ared, que trabaja por la reinserción de las presas, y colabora con varias ONG. Como madre de cuatro niñas que asisten a un colegio público conoce casos de otras familias que no pueden pagar las actividades extraescolares, «y entre otros padres les ayudamos». Como modelo, su hábitat natural es el lujo. «A veces sufro muchas contradicciones por el tipo de trabajo que tengo -admite-, pero nadie sabe lo que hago yo con el dinero que gano». Su propio marido se ha reinventado y tras abandonar la política dirige una fundación de ámbito social donde se elaboran caterings para comedores sociales. Hablarle de política a Judit Mascó es mencionar la soga en casa del ahorcado. Catalana hasta la médula, pero también cosmopolita, se niega a posicionarse públicamente ante la fiebre soberanista que vive su tierra. «En esto me he plantado ante la prensa. No quiero que se me utilice ni por un lado ni por el otro. Y se ha intentado de tantas maneras... Además, estoy muy decepcionada de la política. No me siento representada por ningún partido y no me gustan los líderes políticos que tenemos».
Nacida el 12 de octubre de 1969. O como ella misma dice, «el día de la Hispanidad del año en el que el hombre pisó la Luna», Judit prefiere batirse en batallas más domésticas, como inculcarles a sus hijas que el chico del que se enamoren «sea como papá, y os quiera y os mime. Es que -dice la modelo-, me preocupa el machismo emergente y que se crean que es 'guays' la figura del malote». En cuanto al paso del tiempo... «No lo llevo nada mal», ataja. «Yo me veo muy bien para la edad que tengo». Y bien se la ve en ese anuncio de bombones donde ejerce de anfitriona de una fiesta selecta. «La broma que siempre me hacen mis amigos es: ¿Por qué no salimos nosotros? Es que en mis fiestas hay bombones, sí, pero no un ambiente de embajada».
TAGS RELACIONADOS
En Tuenti
Judit Mascó: «No me creo lo de la media naranja»
Judit tiene 43 años, un matrimonio estable y es madre de cuatro hijas de entre quince y seis años. / R.C.
Bilbao Basket
Conviértete en entrenador del Bilbao Basket y... [+]
Fotografías de los partidos, vídeos de declaraciones, el análisis de la jornada y concursos. Todo, sobre nuestro Athletic.
elcorreo.com

EN CUALQUIER CASO TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS:
Queda prohibida la reproducción, distribución, puesta a disposición, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta web, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y/o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, a la que se manifiesta oposición expresa.