Mitos y leyendas

JOSU EGUREN
Mitos y leyendas

Con la edición especial del voluminoso 'American Gods', de Neil Gaiman, en las librerías, Dreamworks estrena la versión cinematográfica de 'El origen de los guardianes' de William Joyce. Ficción al cubo para espectadores en el filo entre la novela gráfica, el cuento de terror nocturno y el cine de animación art déco. Puede que Joyce no desarrolle reflexiones antropológicas tan profundas como las que vertebran la obra del autor de 'Stardust', pero 'El origen de los guardianes' explora la mitología que alimenta los sueños y las pesadillas infantiles absorbido por una pasión que abona el terreno para maduración de novelas más arriesgadas y complementarias.

Ambas tienen en común a Guillermo del Toro, arquitecto de una cosmología barroca en la que cabe la admiración superlativa por Gaiman ('The Sandman') y el tutelaje de adaptaciones tan luminosas como la que dirige Peter Ramsey: una aventura épica en la que una patrulla de seres mitológicos (Jack Frost, Santa Claus, El conejo de Pascua, El hombre de arena) se enfrenta al señor de las tinieblas. Entre el guiño, inconsciente, a la saga de 'Los Vengadores' (la primera escena es una declaración de amor al Capitán América) y el diseño de unos personajes que aborrecen las comparaciones con el modelo estético acuñado por Pixar, 'El origen de los guardianes' afianza los pilares de un universo particular en el que cohabitan el terror blanco, los claroscuros expresionistas y las declinaciones del legado onírico de Winsor McCay.

Un guión ágil y elástico, acelerado por una suculenta inyección de recursos visuales, opaca los defectos de un largo en el que los animadores brillan por su precisa manipulación del ritmo dentro del plano, aunque las gafas 3D dificultan el paladeo de unas imágenes tanto o más disfrutables en dos dimensiones. No alcanzará el rango de clásico navideño, pero se ha ganado el derecho, y la obligación, a que la revisemos en cualquier otra época del año, dentro de un programa doble en la que puede hacer buena pareja con la infravalorada 'Megamind'.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos