González emplaza al PSOE a recuperar su «vocación» de partido mayoritario

La formación homenajea al expresidente en el treinta aniversario de su llegada al poder, en un acto que reunió a Rubalcaba y Zapatero junto a 40 exministros

PAULA DE LAS HERASMADRID.
González, Zapatero y Rubalcaba saludan a los 2.000 simpatizantes reunidos en el Palacio de Congresos de Madrid. /Efe/
González, Zapatero y Rubalcaba saludan a los 2.000 simpatizantes reunidos en el Palacio de Congresos de Madrid. /Efe

Dar a Felipe González la oportunidad de hablar supone siempre un riesgo. Alfredo Pérez Rubalcaba se la concedió ayer en el acto de homenaje organizado en Madrid con motivo del trigésimo aniversario del triunfo socialista en las elecciones de 1982 y tuvo que oír una serie de recomendaciones que, indefectiblemente, sonaron a lección. La primera: «El PSOE ha perdido la vocación de mayoría y tiene que recuperarla, y tiene que hacerlo mirando a la sociedad, no de manera sectaria sino con espíritu de consenso y capacidad de dialogar».

González sigue siendo, quizá más que nunca después del traumático cierre de la 'era Zapatero', el principal referente de los socialistas. Y en gran medida lo es porque así lo ha querido Rubalcaba, que no solo le consulta de manera habitual sobre sus decisiones sino que, cuando puede, se sirve de su 'gancho' personal para intentar levantar la moral de la tropa. Como en esta ocasión en la que, sin embargo, no se optó por discursos tipo mitin, ni por un reguero de elogios, sino por un curioso formato de debate -los dos, cara a cara, en el escenario- que en ocasiones sonó a amigable discusión entre el maestro y el discípulo que va a echar a volar.

Casi 2.000 personas reunió el partido en el Palacio Municipal de Congresos de Madrid, al que asistieron 40 exministros, la mayor parte de los actuales secretarios regionales, el exvicepresidente Alfonso Guerra, José Luis Rodríguez Zapatero, y numerosas caras de ayer y de hoy. Lejos de caer en la nostalgia, algo que casa mal con el carácter de González, el PSOE buscaba inocular la idea de que hay mucho de lo que estar orgullosos y de que se puede desempeñar un papel similar al de los años ochenta.

«Han reaparecido muchos de los temas que tuvimos que resolver entonces: el territorial, la crisis económica, el funcionamiento de la democracia, el Estado del bienestar. Necesitamos darle a España un proyecto con profundidad que el Gobierno no tiene; no un programa», matizó Rubalcaba en respuesta al primer comentario de González. «Hay que avanzar en un radicalismo reformista que no supone partir de cero», insistió.

Un viejo lobo de mar

Las coincidencias entre ambos no fueron pocas. De hecho, el secretario general del PSOE suele defender eso de que el partido tiene que ser capaz de articular un proyecto para conseguir un apoyo «mayoritario» frente a quienes le instan a virar hacia la izquierda o a asumir las posiciones del 15-M. Si algo reprocharon a Zapatero los veteranos durante su primer mandato fue que se dedicó a gobernar para minorías, y tanto González como Rubalcaba comparten que no se puede dar la espalda a la clase media. Aun así, no hubo modo de evitar que el acto tuviera cierto aire de lección magistral del viejo lobo de mar.

«Felipe es admirado incluso cuando no acierta, un ser libre que dice lo que quiere, incontestado», resume un antiguo colaborador. En el aire quedaron sus reflexiones, como la apuesta por listas abiertas que impidan perder tiempo en luchas por entrar en el Parlamento. Pero el expresidente también tuvo un mensaje para quienes han tratado de hacer que la figura de Rubalcaba se tambalee y defendió que hay que abrir un debate «con la sociedad». «Y si lo hacen interno -señaló- no lo hagan diciendo que hay que hacer un debate de 'ideas': aprovechen el tiempo y pongan una sobre la mesa».

En su primera aparición en un acto del PSOE desde que cedió el testigo a Rubalcaba, José Luis Rodríguez Zapatero llamó a preservar la cohesión interna para salir de la inestabilidad, pero también a buscar el entendimiento hacia fuera. «Necesitamos un partido que reclame y que mantenga los afectos, la lealtad y la unidad», indicó.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos