El Correo Digital
Miércoles, 23 julio 2014
sol
Hoy 15 / 27 || Mañana 17 / 25 |
más información sobre el tiempo
Estás en: > >
El dinero es lo primero

CRÍTICA DE CINE

El dinero es lo primero

01.12.12 - 02:30 -
En Tuenti
CerrarEnvía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

* campos obligatorios
Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

* campos obligatorios
Con 'El capital' el veteranísimo director francés de origen griego Costantin Costa-Gavras, se siente rejuvenecer al unirse a los indignados de todo el mundo frente a las tropelías perpetradas por bancos y corporaciones nacionales e internacionales, empeñados en esquilmar a las naciones más desfavorecidas y a los ciudadanos más indefensos a escala global. Su protagonista es un banquero (Gad Elmaleh) promocionado por financieros instalados en las poltronas del poder económico y político. Un sujeto más grillado que una hamburguesa en una parrilla, enfundado en trajes cortados en Savile Row, del barrio londinense de Mayfair, camisas de la casa Battistoni y zapatos fabricados a medida por Berluti, en París.
Lujosa fachada para un individuo sin escrúpulos de conciencia, con una maldad diabólica saturada de ginebra y la ética de una comadreja, que en un momento dado llega a decir: «Sigamos robando a los pobres para dárselo a los ricos». Asimismo, el retrato de los directivos del banco mostrado en el filme del autor de 'Estado de sitio' no puede ser más descorazonador, de tal modo que las luchas por el poder, el tráfico de influencias y las maniobras torticeras adquieren aquí un sesgo apocalíptico, capaz de poner los pelos como escarpias.
Por otra parte, algunas secuencias satíricas no son muy rigurosas que digamos, sobre todo las que tienen lugar en la imaginación del avaricioso protagonista, la mayoría metidas con calzador; pero, en su conjunto, la mala uva que destila la película hacen de 'El capital' un título tan necesario, como sincero, del que uno recuerda la fuerte ovación del público durante su presentación en la Sección Oficial del pasado Festival de San Sebastián. Un filme crítico que sitúa al espectador avisado en el ojo del huracán y nos advierte de manera oportuna sobre aquella máxima del barón de Rosthchild, cuando afirmaba: «Dénme el control sobre la moneda de una nación, y no tendré que preocuparme por aquéllos que hacen las leyes».
TAGS RELACIONADOS
En Tuenti
El dinero es lo primero
Pasarelas de moda
Fotos de las propuestas de todos los diseñadores
elcorreo.com

EN CUALQUIER CASO TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS:
Queda prohibida la reproducción, distribución, puesta a disposición, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta web, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y/o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, a la que se manifiesta oposición expresa.