El Correo Digital
Miércoles, 22 octubre 2014
cubierto
Hoy 13 / 17 || Mañana 10 / 14 |
más información sobre el tiempo
Estás en: > > >
«La única explicación para matar a Tere y matarse es que se le haya ido la cabeza»

MATA A SU MUJER EN ARAIA Y SE SUICIDA

«La única explicación para matar a Tere y matarse es que se le haya ido la cabeza»

Estupor entre los vecinos de Araia ante el asesinato de una mujer de 65 años por su marido, un jubilado de 68 que luego se ahorcó

28.11.12 - 02:13 -
En Tuenti
CerrarEnvía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

* campos obligatorios
Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

* campos obligatorios
Nadie se lo explica. Teresa Egurrola, de 65 años, era asesinada ayer de un hachazo en la cabeza por su marido, Jesús Pereda, de 68. Posteriormente se suicidó colgándose de la reja de un balcón de su casa. Ocurrió a una hora aún por determinar de la madrugada en un chalé de Araia, un pueblo a 35 kilómetros de Vitoria, un idílico lugar rodeado de montes, praderas y bosques cercano al parque natural de Aizkorri-Aratz. Nadie en el entorno familiar ni entre los vecinos más próximos era capaz de dar una razón por la que Jesús, un hombre callado pero con un comportamiento «absolutamente normal», quitó la vida a su esposa y luego se colgó de una cuerda. «La única explicación para matar a Tere y matarse es que se le haya ido la cabeza», comentaba aún incrédulo Félix Ormazabal, exdiputado general de Álava y vecino del matrimonio. Otros allegados repitieron lo mismo. No lo entienden.
Todas las alarmas se encendieron sobre las nueve y media de la mañana. Una vecina que paseaba por la calle Txabarri, un itinerario perfecto para adentrarse en el monte, vio la silueta de un hombre colgado en la fachada de la casa. Inmediatamente llamó a la Ertzaintza. Cuando llegaron, los agentes constataron que era verdad. El cadáver pendía de una cuerda. Llamaron al portero automático pero nadie les abrió. Forzaron la verja del jardín y también la puerta de acceso al interior del chalé. El cuerpo de la mujer, que presentaba un fuerte golpe en la sien, estaba tendido sobre la cama de una habitación, donde también había un hacha, que al parecer es el arma homicida, según Interior.
El cadáver del hombre colgaba inerte desde la reja de un pequeño balcón que el propio Jesús había convertido en un patíbulo. Lo había pensado bien. La soga estaba asegurada a una escalera -que utilizó para dar el salto- y a una barra colocada de forma transversal en las jambas a fin de que la fuerza de su caída no rompiera la reja. Aunque los agentes colocaron una sábana sobre su cuerpo, el viento dejó al descubierto el cadáver de cara a la pared hasta la una menos cinco, cuando fue descolgado. La escena hizo mucho más duro el momento para todas las personas que pasaban por allí, los familiares que llegaron poco a poco y una multitud de periodistas que se acercó al lugar. La brigada de la Policía Científica y un equipo judicial se hicieron cargo de la investigación para intentar aclarar las circunstancias del suceso.
La noticia de lo ocurrido se extendió rápidamente por un pueblo pequeño de 1.200 habitantes en el que se conocen todos. El impacto fue demoledor. «Estamos consternados», resumió Diego Gastañares, alcalde de Bildu de la localidad. 'La Tere', una de las tres hijas de los Egurrola, era muy querida. «Siempre estaba atenta en los cumpleaños. La vi ayer con una prima cuando iba a comprar», señalaba con la tragedia todavía marcada en la cara Gloria Ruiz de Gauna. «Eran como de mi familia», acertó a decir.
De la casa y los terrenos del padre de Teresa salieron otras tres casas para las hijas, que residían en chalés contiguos, entre ellos el de la víctima. «No se puede explicar. Un arrebato de él. Nos ha dejado 'pelaos'. Jamás vi un mal gesto. Todavía los veo, a él en la huerta y a ella con sus flores. Cuando un nieto se me murió en un accidente Teresa estuvo conmigo. Era una mujer excepcional», se emociona Gloria. Teresa era además tía del ciclista de Euskaltel Adrián Saéz de Arregui.
Vivieron en Vitoria
Los psicólogos de Osakidetza atendieron a toda la familia, que hicieron piña en el chalé de una de las hermanas de Teresa. El matrimonio Pereda-Egurrola y sus tres hijos habían residido durante muchos años en Vitoria, donde él trabajó en Michelin y fue cartero, y ella regentaba una panadería, hasta que tras la jubilación de Jesús ambos se trasladaron a Araia, la 'capital' del municipio de Asparrena. Hace 10 años que habían construido la casa, que recientemente habían restaurado. Ambos eran muy aficionados a subir los montes cercanos -de Araia salen itinerarios al Aratz y al Aizkorri-. «Una de las cosas que más les gustaba a los dos, porque siempre se les veía juntos, era coger perretxikos en primavera», destacó Paco Goñi, conocido del matrimonio.
Una vez levantados los cuerpos de Teresa y Jesús, ambos fueron trasladados en un coche fúnebre hasta el Instituto Anatómico Forense de Vitoria, donde se les practicará la autopsia para aclarar los pormenores de sus muertes. Teresa Egurrola es la víctima número 44 de la violencia machista en España en lo que va de año -once menos que en el mismo período de 2011-, y la segunda en Euskadi tras el asesinato de una mujer cubana en Tolosa el 25 de marzo.
En Tuenti
Ertzainas custodian el chalé donde Jesús Pereda asesinó con un hacha a su esposa, Teresa Egurrola, antes de suicidarse. :: RICARDO DEL VAL
«La única explicación para matar a Tere y matarse es que se le haya ido la cabeza»
Agentes de la Ertzaintza junto al cuerpo de Jesús Pereda. :: R. DEL VAL
pliega/despliegaLo más leído
pliega/despliegaLo más comentado
pliega/despliegaLo último de elcorreo.com
elcorreo.com

EN CUALQUIER CASO TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS:
Queda prohibida la reproducción, distribución, puesta a disposición, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta web, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y/o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, a la que se manifiesta oposición expresa.