El Correo Digital
Viernes, 29 agosto 2014
cubierto
Hoy 16 / 18 || Mañana 17 / 24 |
más información sobre el tiempo

editorial

CiU, sin margen

Artur Mas y su partido deben optar ya entre la rectificación o la inercia soberanista

27.11.12 - 02:13 -
En Tuenti
CerrarEnvía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

* campos obligatorios
Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

* campos obligatorios
El presidente de la Generalitat, Artur Mas, obtuvo el domingo el acta que le convierte en firme aspirante a continuar al frente del Gobierno catalán, a la vez que las urnas dictaban el veredicto de su fracaso político. Las causas que explicarían la debacle de Convergencia y, en general, la fragmentación del arco parlamentario en siete siglas son tan diversas que la federación liderada por Mas no está en condiciones de detenerse a analizarlas antes de tomar una decisión. El laberinto resultante exige del indiscutido presidenciable y de su formación algo más que una obligada comparecencia desde el balcón del Majestic y la ambigua rueda de prensa de ayer. Tras el escrutinio del 25-N, CiU no podrá sacudirse la sombra de ERC. Y mientras digiere el resultado o divaga sobre sus razones y consecuencias, el republicanismo independentista irá explicitando, como ya lo hizo ayer, las condiciones de un posible acuerdo de gobierno. Si Mas y su partido decidieran rectificar tendrían que hacerlo de forma tan explícita que no podrían edulcorar la ruptura que ello supondría respecto a su compromiso soberanista. Y si no enmiendan su apuesta, CiU y Mas se verán arrastrados por la euforia postelectoral que está induciendo en ERC la sensación de poseer la batuta ante tan desconcertada orquesta. El Gobierno de la Generalitat pasó de ser la avanzadilla de los recortes presupuestarios en plena sintonía con el PP a presentar los ajustes como una imposición de Madrid. Debilitada en las urnas la burbuja independentista, Cataluña se enfrenta a la cruda realidad de ser una de las autonomías financieramente más dependientes de España. El resultado electoral impide a CiU contemporizar con el Gobierno central aplicando la versión más estricta de la política de austeridad y, al mismo tiempo, atender a las expectativas que su agenda soberanista ha suscitado entre los más entusiastas del Estado propio para Cataluña. La efervescencia plebiscitaria ha acabado con el pragmatismo convergente al debilitar su posición dominante sobre la política catalana y sobre la propia familia nacionalista. Pero el alborozo que entre los populares han generado las elecciones o el consuelo que el fiasco de Mas ha supuesto para las filas socialistas tampoco pueden hacer olvidar que la radicalización del nacionalismo catalán exige una réplica que no se contente con esperar a que se desvanezca en su permanente desafío.
TAGS RELACIONADOS
En Tuenti
elcorreo.com

EN CUALQUIER CASO TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS:
Queda prohibida la reproducción, distribución, puesta a disposición, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta web, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y/o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, a la que se manifiesta oposición expresa.