El Correo Digital
Miércoles, 22 octubre 2014
sol
Hoy 2 / 10 || Mañana 1 / 12 |
más información sobre el tiempo
Estás en: > >
Tamara Falcó: «Si el Señor me llama, acudiré»

HIJA MEDIÁTICA

Tamara Falcó: «Si el Señor me llama, acudiré»

«En la boda de Julio lloré tanto que mi hermana Ana me dio un codazo y me dijo que no berreara», relata

24.11.12 - 02:23 -
En Tuenti
CerrarEnvía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

* campos obligatorios
Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

* campos obligatorios
Es de esas famosas que si no existieran habría que inventarlas, porque pocas veces se encuentra en el panorama mediático a alguien tan sumamente auténtico como Tamara Falcó. Sin conservantes ni colorantes. Tal cual. Podrá gustar o no, pero la segunda hija de Isabel Preysler es siempre fiel a sí misma. Como el algodón, no engaña. El miércoles ejerció de madrina en la inauguración de la primera tienda de fragancias exclusivas Jo Malone London en Madrid y volvió a ofrecer ante la prensa un recital de buen rollo y aparente ingenuidad, aderezada por su inconfundible dicción de niña bien de Serrano. «Yo el perfume de esta marca ya lo llevo usando hace años», aclaró en referencia a la fragancia French Lime Blossom, que comparte con su madre. «En casa todo lo británico nos fascina».
Hablar estos días con Tamara Falcó y no preguntarle por la reciente boda de su hermano Julio Junior, es como ir a París y no ver la Torre Eiffel. Ella actuó de maestra de ceremonias porque trabaja como gestora de El Rincón, propiedad de su padre, el marqués de Griñón, una lujosa finca ahora reconvertida en sede de la 'BBC' (bodas, bautizos y comuniones) más selecta. Mucho se ha hablado y se seguirá hablando de las sonadas ausencias en dicha ceremonia. Julio Iglesias (padre) acudió sin su mujer ni sus cinco hijos pequeños. Chábeli también dejó en casa a su marido y a sus dos criaturas. Y lo más llamativo de todo, de Enrique, el hermanísimo del novio, ni rastro... Tamara intenta echar balones fuera haciendo uso de sus dotes diplomáticas. «Los niños de tío Julio (Tamara denomina así al primer marido de su madre) y los de Chábeli no vinieron porque tenían colegio, y al vivir todos en Miami era un poco complicado. Por más que él tenga un avión privado, las horas de vuelo son las que son».
El segundo padre
«En cuanto a Enrique -prosigue Tamara-, nos dio mucha pena a todos, pero no hubo ningún enfado. Al menos yo con mis hermanos soy incapaz de enfadarme. Enrique habló directamente con Julio José y no sé qué le dijo, pero se lo explicó. Quedó entre ellos. ¿Mal rollo entre tío Julio y Enrique? No creo, pero ahí de todas formas no voy a entrar».
Como planificadora nupcial, Tamara temía que en la boda de su hermano mayor «hubiera demasiada poca gente». Sin embargo, «al final fue preciosa, y muy emotiva por lo mucho que se quieren los novios. Parecía que se habían conocido hacía dos días y llevan ocho años juntos. Lloramos todos. Mi hermana Ana en un momento dado me dio un codazo y me dijo: 'Mira, Tamara, se puede llorar pero no berrear'. Y es que yo ya estaba llorando con hipo. Ana es una exagerada. Y aunque es más cerebral que yo al final también lloró. Y mi madre, por supuesto. Tío Miguel no sé si lloró porque, como no es muy religioso, en la ceremonia se quedó al fondo».
El exministro Boyer, actual marido de Isabel Preysler, ha sido como un segundo padre para Tamara Falcó. Pero no precisamente una influencia decisiva en su religiosidad. A sus 31 años recién cumplidos, Tamara se siente reconfortada con su reencuentro con el catolicismo. «Desde que rezo y voy a misa he cambiado por completo. Es algo que me llena», asegura. Una vez declaró que no quiere quedarse para vestir santos, pero solo porque cree «que el Señor no me ha llamado por ese camino. Es más -puntualiza-, si tuviera vocación religiosa estaría encantada. Si el Señor me llamara, acudiría, lo dejaría todo. En la religión católica he encontrado el equilibrio y el sentido de la vida». Eso que otros buscan en credos orientales y remotos, Tamara lo ha hallado a la vuelta de su casa. «Tío Miguel -recuerda ella- cuando alguien le habla de las maravillas de alguna religión exótica siempre responde: No creo ni en la mía que es la verdadera como para creer en la tuya».
Se quede para vestir santos o no, lo cierto es que Tamara en este momento es una organizadora de bodas que no tiene fecha para casarse. «¡Y que lo digas!», exclama. Ha negado su presunto acercamiento a Luis Medina y actualmente no se le conoce novio oficial. Ella aprovecha también para desmentir que su hermana Ana esté viviendo un romance, como insinúan algunas revistas. «Ana ahora mismo no tiene novio -aclara Tamara-, aunque liga más que yo».
TAGS RELACIONADOS
En Tuenti
Tamara Falcó: «Si el Señor me llama, acudiré»
Tamara tiene 31 años recién cumplidos. :: R.C.
Pasarelas de moda
Fotos de las propuestas de todos los diseñadores
elcorreo.com

EN CUALQUIER CASO TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS:
Queda prohibida la reproducción, distribución, puesta a disposición, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta web, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y/o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, a la que se manifiesta oposición expresa.