El Correo Digital
Miércoles, 22 octubre 2014
cubierto
Hoy 14 / 21 || Mañana 12 / 22 |
más información sobre el tiempo
Estás en: > > >
El agente del FBI que enviaba fotos sin camiseta ya tiene cara

EL DESLIZ DE PETRAEUS

El agente del FBI que enviaba fotos sin camiseta ya tiene cara

Los correos entre Allen y la relaciones públicas de Tampa «van a avergonzar al general» cuando se conozcan

16.11.12 - 02:25 -
En Tuenti
CerrarEnvía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

* campos obligatorios
Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

* campos obligatorios
El escándalo que ya ha terminado con la carrera militar y política de David Petraeus y ha apartado de momento al general John Allen del codiciado mando de las tropas de la OTAN en Europa tenía hasta ayer un protagonista decisivo pero anónimo. Ahora que ya se conoce su nombre y hasta su rostro, lo que comienza a estar en cuestión es su verdadero papel en este enredo.
El agente del FBI Frederick W. Humphries II, de 47 años, sería el 'amigo' de Jill Kelley -la relaciones públicas de Tampa (Florida) que frecuentaba la base militar de MacDill- al que ella comunicó su temor por los correos electrónicos «de acoso» que había comenzado a recibir el pasado verano. En los 'mails', alguien amenazaba a la joven para que se «mantuviera alejada» de Petraeus, al que ella había conocido y recibido en Florida con todos los honores en 2010; y también de Allen, con el que Kelley había intercambiado ya unos 30.000 mensajes que, cuando trasciendan, «van a avergonzar al general», dicen fuentes que saben de lo que hablan.
¿Cómo se conocieron el agente Humphries y la reina de la sociedad de Tampa? No es fácil asegurarlo, porque las versiones disponibles son contrapuestas: él le pudo entregar su tarjeta en unas 'jornadas de puertas abiertas del FBI' y ella lo recordó cuando se vio en apuros; o quizá habían coincidido, por supuesto con sus respectivas parejas, en alguna de las fiestas que la joven organizaba para la base de MacDill.
El agente antes anónimo tiene más pasado que futuro. Es cierto que puede reclamar para sí haber dado al traste con la carrera del superhéroe de guerra Petraeus. Y que en 1999, cuando llevaba solo tres años en el FBI, contribuyó a evitar un atentado en el aeropuerto de Los Ángeles. Pero al mismo tiempo demostró una cierta inestabilidad de carácter al enviar a su 'protegida' Kelley fotos en las que aparecía con el torso desnudo. El abogado que ya le asiste se empeña en contextualizar una actitud tan rara en el marco de «una broma» y cree ayudar a su cliente cuando explica que en la imagen de Humphries sin camiseta le acompañaban dos maniquíes.
El FBI, por su parte, minimiza el papel de este agente. Aunque, con su concurso o sin él, los investigadores llegaran a Paula Broadwell, la biógrafa de Petraeus descubierta como acosadora de Jill Kelley y amante del general cuando éste ya era civil y director de la CIA.
El matiz no es baladí y permite a Petraeus conservar una enorme consideración entre sus antiguos compañeros de armas. Es «el mejor general» con el que ha servido el almirante William McRaven -el militar que cazó a Bin Laden-, «un héroe americano». Con todo, McRaven no olvida «lo que hizo» con Broadwell. La biógrafa, a la que el FBI sigue investigando por posesión de información confidencial, ha perdido ya el acceso a documentos oficiales que disfrutaba en su condición de militar en la reserva.
En Tuenti
El agente del FBI que enviaba fotos sin camiseta ya tiene cara
El agente Humphries, en la escena de un crimen en Tampa. / Reuters
pliega/despliegaLo más leído
pliega/despliegaLo más comentado
pliega/despliegaLo último de elcorreo.com
elcorreo.com

EN CUALQUIER CASO TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS:
Queda prohibida la reproducción, distribución, puesta a disposición, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta web, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y/o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, a la que se manifiesta oposición expresa.